20 agosto 2012

LA SINTAXIS DEL IMPLANTE COCLEAR

Que mi dios ateo me libre y guarde de que alguien crea que lo que sigue es una crítica a los implantes cocleares. ¡Por favor! No tengo nada en contra de los implantes, me hincha los ovarios que cada dos por tres alguien me pregunte por qué no me implanto, y respondo que seguro me llegará el día en que ya no escucharé de otra manera que no sea con un implante, y entonces les daré el gusto y me implantaré con el dispositivo que mejor diga: ¡ESTOY IMPLANTADA! Pero por ahora no, no me rompan más, algunos ya parecen socios de la secta "Yo me implanté y quiero que todo el mundo se implante". Me hacen acordar a esas películas en que un ente va adueñándose de cada ser humano sobre la Tierra, y no está feliz -el ente, claro-, hasta no haber convertido a todos.

Dicho esto, pasemos al tema del día. (Sí, ya sé, no escribía desde hace meses. Qué quieren que les diga, tuve trabajo de verdad por primera vez en mucho tiempo, y todo lo que no ayuda a ganar los $24 por día que mi familia necesita para comer, tuvo que ser dejado de lado). Estoy vueltera hoy, regreso.

La sintaxis del impante coclear (o tal vez, la semántica del implante coclear) 

Como periodista muchas veces me ha tocado explicar (y otros me lo han explicado a mí), por qué no está bien decir "sordo" en vez de "persona con sordera", o "discapacitado" en vez de "persona con discapacidad". La cuestión, lingüísticamente, es bastante sencilla. En el primer caso ("sordo", "discapacitado") el déficit pasa a nombrar a la persona, la suplanta. El énfasis está puesto en la discapacidad, sea cual fuera. En el segundo ("persona con"), seguimos recordando, por suerte, que hay una persona, un ser humano que por x motivo posee una discapacidad, pero esta discapacidad no reemplaza su humanidad, no la renombra, no la identifica.
Explicado esto, me llama soberanamente la atención cómo las personas que usan implante coclear, o los padres de niños con implante, han comenzado a hablar del mismo, del momento en que se activa el aparato y de cómo siguen viviendo con él.

La primera vez que lo vi -o lo leí- fue en un grupo en Facebook, y me lo anoté en mi libreta de ideas para futuros cuentos y/o novelas, porque sentí que allí se escondía una historia. La situación era así: una madre se refería al primer encendido del implante coclear que llevaba su hijo, de esta manera:

"MAÑANA LO ENCIENDEN A FEDE".

Yo leí lo mismo que todos, claro, leí cada palabra como corresponde y el sintagma completo también: mañana-lo-encienden-a-Fede (no importa si era Fede o Maxi o Eze, era un chico, seguro). Pero como soy de naturaleza revirada, también leí mucho más. Leí:
Que esa mamá sentía que Fede nunca había estado "encendido" en tanto no escuchaba.
Que la vida de Fede se iniciaba con la activación del implante.
Y leí muchas otras cosas que ya se pueden imaginar.

Desde entonces, y en general siempre en páginas de Facebook, leí cantidad de otros pronombres clíticos. Y cada vez ese pronombre suplantaba a la persona, convertía la oración en otra cosa, lanzaba para un lado y para otro millones de lecturas distintas. 
Leí:

Hoy me activan.
Lo activaron.
(Lo mismo con "encender", y todas las variantes que quieran). 
¿Cuándo es el encendido de Juli?
Me calibraron de nuevo.
Mi hijo fue encendido de su segundo implante.
Y etc y etc.

Es decir, a la gente que lleva un implante coclear la encienden, la activan, la calibran, la cambian, la mejoran, la estimulan, la rehabilitan, y un montón de las más. A la persona, no al implante coclear, ni a la función que se relaciona con ese implante coclear, la audición.

Me dirán algunos que lo de arriba es "una forma de escribir", y yo digo que no. Lo de arriba es una forma de entender las cosas. 

Miren qué diferente sería todo si la gente pusiera:
Hoy activan mi IC.
¿Cuándo es el encendido del IC de Juli?
Me calibraron el IC de nuevo.
Fue encendido el segundo IC de mi hijo.

En los ejemplos reales, los que recolecté de Facebook, la persona ES el implante y no vale sin el mismo. En el caso de sintaxis correcta, hay una persona que usa un implante. 

No sé si soy la primera en notar esta "sintaxis del IC" y reflexionar sobre la misma. Hay que hacerlo, vale la pena. Esas palabras que parecen inofensivas (pero ninguna palabra es inofensiva y lo sé bien, vivo de las palabras), están mostrando una forma de entender la sordera que no me parece correcta ni sana. Nadie es su sordera, ni la sordera está antes que la persona. Ni el hecho de esconder la sordera debajo del IC provoca que esta desaparezca. La sordera seguirá estando allí, lo lamento si no lo quieren aceptar. El día que ustedes se desactiven por una falla en el aparato, o no se enciendan, o no se puedan calibrar, me pregunto qué sentirán, 

Tal vez sientan que han dejado de ser personas. 
------------------------------------------------------------------------------------------------------

Notas al pie: 
Ninguna persona con implante coclear ha sufrido percance alguno durante la escritura de este post.
Las generalizaciones que se hacen en esta entrada son eso: generalizaciones.