04 agosto 2010

ÚLTIMAS OCUPACIONES

En los últimos meses estuve "hipoacúsicamente" muy ocupada. A saber...

Tema 1
Luego de 23 años de calle, tránsito y volante, tengo por fin un auto a mi nombre (que no es exactamente mi auto pero sí... no importa), y me apuré por hacer el trámite para la exención de patente y para pegar en el parabrisas el gran premio: la oblea mágica "libre tránsito y estacionamiento".

El trámite fue sencillo aunque implicó perder dos mañanas en, por supuesto, una oficina en donde TODOS, hasta los empleados, tienen alguna discapacidad.
Esto implica nada de privilegios. Nada de que pase antes el cojo o se atienda especialmente al ciego. Y, claro, amistades de media hora con especímenes varios y sus prótesis y charla con denominador común: ahora... ¿dónde cornos podemos estacionar?
Yo sueño con dejar el auto en medio de la 9 de Julio... con subirlo a la vereda en donde me plazca... en olvidar la diferencia entre avenida y calle y mano derecha o izquierda pero, sobre todo, quiero hallarme cara a cara con la maldita grúa y mandarlos a la putaquelosparió (sobre todo porque me han llevado el auto 2 veces 2 en los últimos meses).

Pero, aunque sueño con abusar del sistema, mi conciencia moral me dice que está mal abusar del sistema. Por ello estoy en plena investigación sobre cuáles son los verdaderos derechos que me corresponden y, esto es lo que he averiguado hasta la fecha: normas de estacionamiento iguales para todos. La oblea te permite estacionar en los lugares indicados para... autos con oblea. Qué vivos. Prohibido prohibidísimo que la grúa se lleve tu auto. ¡Chupate esa mandarina! Y no mucho más. Si llega multa, a excursarte frente al juez con: "no escuché que no se podía estacionar ahí".

El tema de la oblea me quitó, por fin, un miedo que tenía de siempre: en mi registro de conducir no dice que uso audífono ni ninguna otra seña hipoacúsica particular. Teniendo en cuenta que la última vez que renové el registro avisé del tema y me dijeron "que no importaba", me quedó siempre la duda de si sí o si no...
Esta vez, entonces, pensé que tal vez me rebotaban el trámite de la oblea por no llevar el estigma anotado en el registro. Y no... no pasó nada. Nada de nada. Ni mú. Ni pío. Ni ni. Y por fin me di cuenta. Usar o no usar audífono es una decisión de cada uno que no influye en el acto de conducir un automóvil. Incluso sería muy lógico pensar que una persona hipoacúsica se quite el audífono para manejar sin sentirse bombardeado por los ruidos de la calle.

Tema 2
¿Cambio mi audífono o no cambio mi audífono? Hace tres años, el cambio de analógico a digital me resultó un poco traumático (los sonidos variaron bastante) y por lo tanto opté por un audífono "light". Sólo seis canales de sonido, tres programas manuales y el único agregado de bobina telefónica.
Pasó el tiempo. Me acostumbré. Y ahora siento que podría dar el siguiente paso. Un audífono con mayores prestaciones. Más canales de sonido. Chiches varios. Programas automáticos. Dos micrófonos. Habitación de servicio. Un audífono más potente y que me ofrezca mayor claridad de sonido y, sobre todo, mejor reconocimiento de voces en ambiente ruidoso. Un milagro.
Por lo tanto regresé a donde siempre me he hecho los audífonos a buscarlo.

Y no... no lo encontré. La fonoaudióloga dice que para alguien que ha estado toda su vida con intras, los retros no siempre son una solución. Y lo que había intra era... más de lo mismo. Sí, dos micrófonos. Sí, más canales. Pero igual sonido y potencia.
Finalmente opté por recalibrar el mío (tonta tonta tonta, todavía pienso en analógico, había olvidado que un audífono digital se puede recalibrar de tal manera que parezca otro audífono, que tenga otro sonido, mayor o menor potencia, subir o bajar cada banda de sonido, cambiar los programas) y, creo, se ganó un par de años más de vida.

Ahora todo me molesta y está muy fuerte. ¿Qué cosa hace ese tu-tu? ¿Qué suena por ahí? Aparecen sonidos que no estaban antes. ¡Carajo! ¡El teléfono suena! ¡Qué maravilla! ¿¿¿Se pueden callar por favor??? Me obligo a acostumbrarme porque sé que será lo mejor para mí aunque pase por la etapa de "no soporto tu voz".

Estoy segura que dentro de un par de años sí... habrá un audífono mejor. Uno que haga juego con cada conjunto de ropa de cada día. Que se comunique vía inalámbrica con la carnicería o la verdulería, que tenga un botoncito para decirme cuántos grados hace y si llueve, que me amplifique los piropos y me cancele los insultos. Un audífono que escuche por mí y luego me haga un resumen de la conversación.

Mientras sigo esperando manejo libremente por la atestada ciudad, dejo mi auto en donde nadie puede, paso por la caja libre del supermercado y entro gratis al zoológico.
Dios mío... creo que estoy empezando a disfrutar de mi sordera. O por lo menos, abusar de ella. No está mal.

9 comentarios:

M.I. dijo...

Verónica: Genial!!! Como siempre!
Habitualmente te leo, pero no comento.
Me parecen excelentes tus descripciones de la vida cotidiana y que son representativas del resto de los hipoacúsicos.

Ahora, cómo hiciste para sacar el registro de conducir sin que pongan ahí lo del audífono??

saludos,

Olivia dijo...

Hola Verónica! Qué interesante y lleno de humor lo que escribiste.

Hace rato que quiero poner oblea en mi coche, que no es mi coche, pero que manejo siempre. Me gustaría preguntarte algo: ¡Puedo tener la oblea mismo si no es mi coche? ¿Con la tarjeta azul se puede hacer el trámite? Así lo espero.

Dentro de poco vas a estar recontenta con todos esos sonidos nuevos. Así me pasó a mi... varias veces.

Lo del supermercado, no me animé todavía a usar y abusar del derecho. Me da miedo que me manden a la mierda.

Verónica Sukaczer dijo...

Sí, YA SÉ que respondo años luz después pero... bueno, busquen la excusa que más les satisfaga.

M.I: ¡gracias! Como conté varias vecces, a mí "no se me nota que soy hipoacúsica". Y zafo muy bien en cualquier trámite. Simplemente nadie me preguntó nada y yo no dije nada.

Hola Olivia: yo también averigüé si podia sacar la oblea con cédula celeste, que fue la que tuve hasta que el auto pasó a mi nombre y eso depende de que el titular del auto viva con vos o no, ya que para el trámite debe ser familiar conviviente.

Y sobre el derecho a usar la caja "especial" en el súper, te aconsejo que primero preguntes si es para todo tipo de discapacidades o sólo para motrices. Porque en este segundo caso sí... ¡te pueden mandar a la mierda! :-)

Cariños a todos.

Anónimo dijo...

Hola Verònica! No te puedo explicar lo que me he reido con tus descripciones...me hiciste sentir acompañada...
Padezco otoesclerosis y estoy operada de mi oido derecho, pero no del izquierdo. Con lo cual tengo que ir girando la cabeza para poder tener cobertura!
Como veo que hay varias pesonas con este tema, tal vez me puedan dar una mano. Quisiera saber si por esta enfermedad puedo comprar un auto bajo la ley 19.279. La informaciòn que encontrè en internet es muy confusa...
Agradezco si puedes ayudarme con informaciòn.

Saludos
Beatriz

Olivia dijo...

jajajajaja.... gracias Veronica por los datos. besos

Anónimo dijo...

Beatriz:
No. No puedes comprar una auto con beneficios para discapacitados si sos solo sorda o hipoacúsica. Si esa es la ley que te referís, te comento que una vez la leí y en alguna parte dice expresamente que a los de problemas auditivos no les corresponde.
Salute.
Mauricio

Graciela dijo...

Es lindo descubrir sonidos! el agua saliendo de la canilla, que ruido hace el envoltorio del paquete de galletitas! y nuchos mas!

Graciela dijo...

Solo pueden comprar automoviles con descuentos aquellas personas que tienen discapácidades que no les permiten viajar en transportes publicos, al menos asi dice en la pagina del Servicio Nacional de Rehabilitacion.

Lorena dijo...

Hola a Todos! (Porque son varios los que han hecho comentarios) y Hola Verónica! El google me trajo a raíz de una búsqueda y realmente me reí un rato con la descripción de esta realidad que comparto.
A mí tampoco me preguntaron jamás nada al sacar el registro. Yo solita le dije a la mina: "Ehm...mirá que uso audífono en ambos oidos"...Y la tipa me miró como diciendo: "Uh!! Tengo que poner dos X????????"... O sea, sí, da igual. =P
Aprovecho a preguntarte, Verónica, ya que justamente en la búsqueda de una respuesta a esas palabras clave caí acá: pudiste solicitar la exención de patente sólo por hipoacusia? Es decir, sin mediar una discapacidad motriz??...Agradecería mucho una respuesta. Un cordial saludo!! Lorena