06 septiembre 2009

EL IMPLANTE DE PATO

Nunca, hasta ahora, quise hablar de los implantes, porque es un tema que produce reacciones viscerales. O se lo odia, o se lo ama. Parecería que no hay lugar para términos medios cuando se habla de implantes cocleares.
Por un lado, recibe el rechazo absoluto de gran parte de la comunidad sorda que pide, por lo menos, que los niños no sean implantados hasta no poder dar su consentimiento; y, por el otro, el regocijo de quienes perdieron audición ya grandes y vuelven a escuchar con el implante.

Yo no sé muy bien qué siento en referencia al implante y no voy a analizarlo acá. Lo que sí puedo decir, es que a pesar de ser excelente candidata al implante, por ahora NO voy a implantarme.

Pero no es de mí de quién voy a hablar.

Pato escuchaba bastante menos que yo cuando la conocí, y se valía de dos potentísimos audífonos retroauriculares. Un día me probé uno de sus audífonos, con el volumen que ella usaba, y mi cabeza casi salió disparada por la potencia.
La historia de Pato es muy similar a la mía: comenzó a perder audición a los cinco años por una otoesclerosis coclear que siguió avanzando como avanzan las otoesclerosis, y se decidió por las Letras como profesión. Es profesora en varias universidades, logogenista y maestra de logogenistas, incansable "armadora" de proyectos, usina inagotable de ideas, se empuja y me empuja por hacer más y ser mejor.

Bien, Pato se implantó. No le resultó sencilla la decisión. Pasó por un año estresante lleno de dudas, preguntas y llantos. Pero sabía que no daba más. El esfuerzo que hacía a diario en clase para escuchar a sus alumnos, la decidió.
El verano pasado, al fin, fue operada.
Se bancó su mes de sordera obligada, descansó, armó más proyectos, y de pronto llegó el día de prender su implanta e iniciar la rehabilitación.

Pato se lo tomó en serio. Trabajó con una fonoaudióloga, hizo los ejercicios que le encomendaron y trató de tomárselo con calma.

Hoy Pato escucha, por lejos, mucho más que yo. Puede hablar conmigo sin mirarme (yo con ella no, bah, con nadie). ¡¡¡Fue al teatro y a ver cine argentino y dice que lo escuchó todo!!! Se da cuenta de que cambió su forma de dar clases y que ahora sus alumnos participan mucho más. Ya no se confunde una palabra con la otra. Salimos juntas y es ella la que me traduce qué dicen los vendedores. Y cuando yo me equivoco o pregunto qué o respondo otra cosa, se ríe y me dice que soy una "sorda de mierda", y por supuesto es la única persona en el mundo que me puede hacer reír a carcajadas diciéndome algo así.

Lo único que no pudo contarme Pato, o no me lo supo contar bien, fue cómo fue escuchando desde que encendió su implante por primera vez, hasta ahora. Yo le pedí que llevara un diario, le rogué encarecidamente que debido a sus conocimientos de Letras, su experiencia de vida y su inteligencia, tenía que contar el proceso de escuchar con un implante. Pero no lo hizo. Un poco vaga para escribir es Pato. Me contó que al principio el sonido era como de robot, pero que luego el oído se acostumbra. Que ahora habla por teléfono, responde a la distancia, escucha música.

Igual no voy a implantarme. Pero Pato me da esperanzas. De todos modos, como quiero ser realista (¿o fatalista?) me digo que tendría que conocer a alguien que no pude adaptarse, a alguien que no le fue tan bien. Escuchar todas las campanas. Sé que del implante no hay regreso.

Pato está feliz, radiante. Se le nota. Y yo estoy feliz por ella. Ahora, ella escucha por las dos.

10 comentarios:

Alejandreo Romero López dijo...

Estimada Verónica:

Es muy cierto que los implantes generan odio o adoración. Esto es así por su uso indiscriminado, sus resultados en los sordos nativos es lamentable y los priva de su lengua natural ( la lengua de señas) pero en los sordos postlinguales es aceptable. La decisión es personalísisma y ya tenés edad para decidir, no ocurre lo mismo con bebes de 6 meses, de modo que adelante, la decisión que tomes será la correcta.

Un abrazo.

Alejandro ROMERO LÓPEZ

http:// centreoestudiosordera.blogspot.com

soyhipoacusica dijo...

Hola vero!!!! Hace mil que no te escribo verdad??? igual seguramente estarás al dia con mi perfil del facebook, enamorada..estudiando..

Te entiendo perfectamente cuando hablás del implante...y de los que yo conozco que se han implantado...experimentan muchisimas cosas que jamás hicieron en sus vidas...para ellos oir por primera vez fue tan mágico..que están decididos a decir a los demás que es maravilloso el implante..pero desde aqui es donde todos deberiamos recordar...

el implante no es para todos...

besos!!!

LUIS ANTONIO dijo...

Hola que tal, soy Luis Antonio, Si le interesa poner anuncios de texto en tu blog.
Puedes ganar hasta 50 euros por cada blog o web.

Cualquier interesado enviarnos sus blogs, para poder revisarlos.
Este es uno bueno.

un Saludo cordial.

Luis Antonio
tel : 997154034 // Lima,Perú

Puedes contactarme por mesenger o chat si gusta:

luisantonioep@hotmail.com
lantonio_publicidad@gmail.com

Ángeles dijo...

Verónica, acabo de estar con una amiga que le hicieron un implante, está feliz, si querés buscar su blog en internet, olivia castro cranwell, es pintora, y además allí cuenta su experiencia.

Verónica Sukaczer dijo...

Gracias Ángeles, por supuesto voy a leer el blog.

Agustina dijo...

Hola chicas (os):
Les cuento que acá en Chile hace un tiempo un canal de TV hizo un reportaje acerca de una niña sorda que tenía la posobilidad de implantarse y la siguieron durante el proceso en que se decidía o no a hacerlo. En cierto momento ella se reunió con un grupo de jóvenes sordos nativos y ellos mostraron total rechazo al implante arguyendo que implantarse era ir contra su propia "escencia", renegar de ser sordos, querer ser lo que no eran. Y esto es lo que no entiendo si para algunos el implante mejoraría mucho la calidad de vida, sobretodo en una sociedad que no se caracteriza por incluirnos ni hacernos las cosas más llevaderas. Afortunadamente mi caso aun no es tan malo como para evaluar implantarme, pero si así fuera creo que no tendría reparos si los resultados van a ser positivos. Ahora, estos son los motivos que le dieron estos jóvenes pero hay otros motivos?, que el organismo lo rechace? que uno quede peor de lo estaba?, soy un poco ignorante frente al tema, alguien pudiese aclarame un poquito?.

Cariños miles para todas (os) especialmente para Verónica idola por su blog.

Agustina Pollerman

maria dijo...

HolaVero_tengo que saberlo, quiero entender porque tu negativa, siendo como vos decis, una excelente candidata.
te lo pregunto por tu facilidad innata para expresar las ideas, y porque se que manejas muchisima informacion. No te pido que fijes posicion, solo que nos cuentes cuales son los pro y los contra del implante. Porque a medida que pierdo audicion....me abro a otras posibilisades.

Verónica Sukaczer dijo...

Hola María, de ninguna manera estoy en contra del implante, sino que todavía no siento que sea mi momento de implantarme. Si sigo perdiendo audición, casi seguro lo haré.
No puedo dar los pro y contras porque no conozco el tema en profundidad y no quiero, como autora de este blog, justamente dejar una opinión tan decisiva.
En lo personal: a pesar de que sin audífono no escucho casi nada, tengo la suerte de lograr un excelente rendimiento con el audífono. Hablo por teléfono, escucho música, mantengo conversaciones, puedo seguir algunas clases, doy clases, etc, etc. Estoy casi segura de que con el implante escucharía cosas que ahora no escucho ni con audífono, como el timbre del teléfono, el de la puerte, que me llaman de una habitación a otra... pero por ahora quiero aprovechar lo que me queda de audición "natural".
De todos modos repito: me implantaré cuando caiga la ficha.

Agustina: hay bastante material sobre implantes en Internet, que hablan justamente de todos estos temas que planteás. Yo escribo desde lo personal, y por eso el tema del implante me es ajeno.

Cariños a todos

Anónimo dijo...

Hola! Como estas Vero?
Bueno, escribo este comentario despues de haber tenido la dicha de conocerte en persona ;-)
"Un poco vaga para escribir es Pato"... ja! La conocí a Pato un dia antes que a vos, me pareció una excelente persona, escucha muy bien con el implante por cierto, lo pude notar. Yo no estoy muy informado sobre el implante, pero por el momento puedo decir que no soy candidato por el tema de los acúfenos. Si me implanto seguro escucharé mejor, pero los acúfenos seguirán y puede que hasta empeoren. Igual digo esto sin haber investigado mucho, solo un poco. De todos modos, estoy a favor del implante para toda persona que sea candidata. Y aliento a cada hipoacusico que lea el blog a que averigüe, consulte, se informe sobre el implante.
Abrazos, hasta luego!
Raul :-)

Miguel dijo...

http://neuro09.wordpress.com/