12 mayo 2008

UN AUDÍFONO QUE DA MIEDO

Nuevo audífono que no se acopla ni amplifica el ruido ambiente. Un nuevo modelo de audífono que acaba de ponerse a la venta en Estados Unidos está resultando un éxito, ya que no se acopla y amplifica menos el ruido ambiente, según informa el diario 'The Independent'.
Lyric es el nombre de este dispositivo, que es de menor tamaño que la mayoría de audífonos y se lleva en el conducto auditivo externo a unos milímetros del tímpano. Por ese motivo, mejora la calidad del sonido sin incrementar el ruido ambiente percibido y casi no se ve, por lo que resulta más estético.
Es adecuado para personas con una pérdida auditiva de ligera a moderada, y actualmente sus dimensiones se adaptan a la mitad de las personas con problemas de audición, pero sus diseñadores trabajan en un nuevo modelo que podrían utilizar un 85% de los usuarios.
El aparato puede llevarse las 24 horas durante 4 meses, que es la duración de sus baterías, e incluso dejarse puesto mientras se duerme o cuando se toma una ducha. Finalizado ese período se reemplaza por uno nuevo.
El audífono va recubierto de un material esponjoso con propiedades antibacterianas que reduce el roce con la piel, y como es transpirable, permite a la humedad evaporarse reduciendo el riesgo de infección.
Como cualquier otro dispositivo de este tipo, debe ser ajustado por un especialista, que puede programarlo dependiendo de las necesidades específicas del usuario, aunque este último puede regular su volumen y apagarlo cuando lo necesite. Ha sido diseñado por Robert Schindler, un profesor jubilado de la Universidad de California en San Francisco, y ha empezado a comercializarse en una docena de clínicas de los estados de California, Florida y Nueva Jersey, donde ha tenido muy buena acogida. Schindler, que ha tenido discapacidad auditiva la mayor parte de su vida, subraya que desde que utiliza Lyric es capaz de percibir sonidos que antes no podía distinguir.


Hasta ahí, maravilloso.
Me llegó la información sobre ese audífono, y no puedo dejar de compartirla con ustedes.
De todos modos todavía no me sirve. Es para pérdidas más leves que la mía. Pero no importa. Si la gente lo acepta, seguro continuarán las investigaciones y desarrollarán modelos más potentes.
¿Se imaginan no quitarse el audífono durante 4 meses, y luego simplemente tirarlo a la basura?
¡¡¡Dios mío!!!!
¿Qué tiene en la cabeza este Schindler?
Una hipoacusia de morondanga. Eso seguro. Gente semi oyente y pelotuda.
¿Es que este hombre no sabe que mi marido ronca?
Un domingo en que estrenaba mi audífono nuevo, y estaba en la habitación con mi marido, durmiendo la siesta, y mi hijo menor, de pronto comencé a escuchar un ruido extraño y verdaderamente desagradable. Miré hacia todos lados pero no pude encontrar su origen. Era como si alguien estuviera degollando a un cerdo, o por lo menos como yo imagino que debe sonar un cerdo cuando lo están degollando. Era aghhhhhhhh, profundo, ronco, y luego nada. Y otra vez. Pregunté a mi hijo menor: -¿qué es ese ruido?. Y él, como si nada, me respondió: -es papá.
Yo sabía que mi marido roncaba. Lo intuía cada vez que le ponía la mano sobre el pecho, cuando dormía, y sentía que allí no había pulmones sino un rallador. Por ese motivo, siempre agradecí no escucharlo. La magia de descubrir su ronquido vino de la mano del audífono nuevo, pero tampoco me preocupé demasiado: no duermo con audífono, y siempre puedo quitármelo.
Hay cantidad de veces en que me lo quito o lo apago. En el auto, en los viajes largos, cuando el ruido de la ruta, el motor, la radio y las voces que no entiendo me agobian. Cuando mis hijos se enganchan con el estribillo de una canción y lo repiten hasta el filicidio. Cuando en la calle el tránsito supera mi humanidad. Cuando necesito descansar.
¿¿¿En qué estaba pensando el tipo que creó un audífono que no se puede quitar??? ¿¿¿Cree que los sordos estamos esperando eso??? Yo no quiero escuchar MAS, quiero escuchar lo que escucho, pero MEJOR.
Sí, ya sé, dice que se puede apagar. Sé leer. Pero igual no me cierra. A veces NECESITO quitármelo. Sentir que corre el aire por mi conducto auditivo. Y además... no lo necesito en la ducha, ni cuando hago el amor, ni cuando estoy sola y pensando, ni cuando leo por las noches, ni cuando miro a mis hijos dormir, ni cuando me levanto para ir al baño, ni cuando me recuesto veinte minutos después de comer, ni cuando algún sonido es tan horroroso como el ronquido de mi marido y mi hipoacusia me otorga la ventaja de poder apagarlo.
No quiero un audífono para siempre y todo el tiempo. Soy hipoacúsica y me ha llevado la vida aprender a serlo. A veces me siento bien en mi silencio. Así que no, no me anoto para ese audífono.
Después no me digan que no avisé.

10 comentarios:

Esther dijo...

Veronica
Te pasó como a mi que mi marido ronca! La verdad es que en estos días está roncando mucho hasta el punto que me despierta, y eso que no llevo el audífono cuando duermo, con lo cual sus ronquidos deben de ser de muchos decibelios! No me imagino como sería dormir con él si fuera normooyente le quiero mcuho pero de noche si me desvelo me gusta verle dormidito a mi lado y feliz sin ruiditos desagradables que parece que se te viene la casa encima!

Romina dijo...

Ese audífono es de terror...

maria dijo...

Hola Vero: en este momento estoy usando mi nuevo audífono digital, que todos dicen es mejor que el que yo tenía...pero a mi no me convence.Soy consciente que puse demasiadas expectativas en el aparatito. Dije, DIGITAL,guauuu.. me imaginé que volvía a la normalidad. yo soy animal de costumbre, para mi lo que yo oía era normal, aunque la fonoaudióloga me dibujó y explicó que se yo que cosa de los parlantes y los sonidos graves... estaba viejito el pobre y hay que acomodarse a lo nuevo, pero para mí eso era la normaldad. Y la familia!!! todos te llaman y te hablan pensando que el nuevo aparato es mágico. no gente, sigo siendo sorda.Bañarse??? no me digan que no es una de las pesadillas de todo usario de audífono, luego de haberme metido en la ducha con mi aparatito no hay vez que mientras me bañe me meta el dedo en la oreja para corroborar que no olvidé sacarme mi audífono. Y ni que hablar de lo que me duele, es sólo a mi o cuando cambiás de audífono te lastima toda la oreja?? porfa que alguien me cuente,porque tengo el oido en carne viva. si tengo que pasar por todo esto cada cuatro meses me suicido!!!

Anónimo dijo...

María: ¡¡¡YO TAMBIÉN!!! ¡¡¡YO TAMBIÉN!!! El 80% de las veces que entro a la ducha, cada día, de pronto me sube un sudor frío por la espalda, y confirmo con el dedo que no lo tenga puesto. ¡Qué bárbaro!
Te cuento que a mí también -otra vez- me costó mucho adaptarme al audífono digital. Mucho. Para mí el analógico era la normalidad, mi audición. Pero por fin lo logré. Ojo, no es la perfección. Me molestan mucho los agudos, no logro escuchar bien la música cuando hay ruido de fondo (por ejemplo mientras manejo), antes sí. Y ahora que lo decís, también me molestó mucho el molde al principio. Pensé que estaba mal hecho e iba a hacer una consulta, pero me adapté y ahora ya no lo siento. De todos modos por los moldes siempre conviene hacer la consulta si molestan. Un molde mal hecho nos hace perder los beneficios del audífono.
¡Mucha suerte!
Cariños y hasta prontito.

Si no respondo a algo, acuérdense de que me voy a Salta!

VERÓNICA

maria dijo...

Hola vero:Gracias por tu respuesta. Esperaré a adaptarme entonces a lo digital y dejar en el pasado lo analógico. Besos

Mary Sáenz (La Rorra) dijo...

oigan!! yo también, ya me ha pasado que estoy entrando a la ducha cuando me pregunto "¿porque estoy escuchando el agua?" y salgo de la ducha como una desesperada a sacarme el aparatito!!!
Audifono mientras duermo? no, ni hablar! mi sueño es sagrado. No tengo a un marido que ronca pero tengo una niña que habla dormida, canta un millón trescientas cincuenta mil veces la misma canción y vivo en un país donde el que conduce tiene que pasar el examen de "quien toca mas la bocina" de locos!!!

Fabiola dijo...

Jaajajaja, los ronquidos de los maridos!!!

Que bárbaros, es peor que dormir con un león o en medio del tráfico jaja, si, son terribles, pero así se les ama, o no?

Pues yo aun no uso audifono, pero dentro de un tiempo voy a empezar a probar, a ver que tal me adapto, el problema conmigo es que tengo las orejas bien chiquitas, y lo más probable es que todos me lastimen =S, será una audición dolorosa, jeje, bueno saludos y cariños a todos =)

Jazmin dijo...

jajajaja todas han escrito y me han pasado, es asi ... yo una vez, me levanto y nose que hice, empece a buscar el audifono, pasaron una hora y buscaba el audifono y no lo encontraba, empece a llorar porque es mi mejor amigo no encontraba no encontraba.... de golpe mi hermana me hablaba pero yo podia escucharla pero no entendia porque necesito leer los labios y ahi entendi lo tenia puesto... no saben el susto q me paso... pero es asi ..
besos a todas estoy tan contentas de conocerlas.
besos

Konstantino dijo...

Asi es es una virtud no poder oir en ciertos momentos, de hecho tambien sirve para no oir tantas tonterias que hablan la gente, y te lo apagas te duermes trankilo o lees los labios a quien te conviene.

Salu2 =)

Gaiane Turian dijo...

Hola!!

Increíble, me siento absolutamente reflejada! Hace unas 3 noches tuve que quedarme con el audifono puesto con mi padre que esta enfermo, le dejé puesto un aparato con trasmisor de esos para oir el llanto de un bebé, me dormí y de pronto oi unos ruidos atroces como si alguien se ahogara, era el ronquido de mi viejo!!!!! Sobresaltada decidi quitarme los audifonos y dormir... y que se cayera el mundo (tengo perdida de hasta 80%!)

Si, me llevó casi 2 meses adaptarme al audifono digital pero luego senti la diferencia muchisimo mas comodo. Eso si en ambiente ruidoso conviene usar el programa 2 (uso un SensoVita) que es para bajar la intensidad de ruido ambiente.

Saludos!