24 abril 2008

SUPERYO

Cuando alguien habla de "capacidades diferentes" para no decir lisa y llanamente "discapacitado", yo siento que me robaron algo, que me estafaron. Que en el reparto genético me tendría que haber tocado la facultad de volar, o la superfuerza, o por lo menos la telepatía, ya que me tocó en suerte no contar con el oído.
Diferente es distinto, no incompleto o fallado.
La idea de que quienes no ven poseen el radar de un murciélago, y de que quienes no escuchamos dominamos el arte de la lectura labial a cinco metros en lugares oscuros o con luces psicodélicas es sólo un invento de los demás para mantener tranquilas sus conciencias.
En caso de que me suceda -se dicen- si alguna vez pierdo audición, igual voy a escuchar con los ojos, como dicen los sordos, así que el asunto no debería preocuparme demasiado.

Dicho esto, me gustó mucho, me resultó muy interesante el artículo escrito por un tal Franco Rinaldi , aparecido ayer en el diario Clarín.
Dice: "Toda equiparación será engañosa, con más o menos rating, si permanece ciega ante el hecho de que la discapacidad no es mera diferencia, a que es una desventaja de hecho frente a los que no tienen ninguna discapacidad".

El artículo viene a cuento por lo sucedido entre Tinelli/Pergolini. Para los que no viven en Argentina, resumo: en el asqueante (eso va por mi cuenta) programa de TV "Bailando por un sueño", que dirige Tinelli, está participando una persona ciega. Pergolini, el conductor de otro programa, salió a criticarlo y dijo algo así como por qué de una vez por todas el otro no ponía mogólicos a bailar. Para ganar rating, se entiende.
Las asociaciones de, sobre, para Síndrome de Down, pusieron el grito en el cielo, e hicieron denuncias de discriminación por el uso de la palabra mogólico, que nadie va a negar que suena peyorativa.

Yo también escribí sobre el tema. Un artículo que pensaba enviar a algún diario. Prefiero subirlo acá (lo haré en los próximos días), así que por un lado me conocerán en la faceta "seria" de periodista, y por el otro los animo a sumarse a la discusión.

9 comentarios:

maria dijo...

Hola vero:Gracias por este comentario. Toda la semana me la pasé peleando con la tele por este motivo.No se los demás pero yo no tengo ninguna "capacidad diferente",mi mamá no me dotó de ningún poder que el resto de los mortales no posea.Parece que decir discapacitado fuera una mala palabra. Puedo entender que alguien no sepa la diferencia entre sordera e hipoacucia,pero me preocupa que un periodista no sepa que el prefijo "dis" significa negación o anomalía,y no DISTINTO. Muy a mi pesar yo soy discapacitada, no lo digo con orgullo, es lo que soy, y no porque lo diga mi certificado( con validez de 10 años??!!),ni porque esté IN ser diferente, lo soy porque carezco, porque tengo una negación, una anomalía y otras yerbas

maria dijo...

FE DE ERRATAS!!!leo mi comentario, y puse "hipoacucia",cosa que lastimó mi vista,y sumo una discapacidad a mi HIPOACUSIA

Beatriz Martinez de Murguía (San Sebastián,1962) dijo...

Hola, debe ser que todavía estoy en la fase de la "negación" de mi otosclerisis bilateral no operable porque a mí no me gusta nada la palabra discapacidad, bueno, más bien no me gusta cómo se utiliza, como para ponerle una estrellita menos a quien oye menos, ve menos o no oye nada ni ve nada. Hay mucha gente que pulula por el mundo pensándose plenamente capacitado para todo y son absolutos incapaces en muchos aspectos de la vida, sobre todo de las relaciones humanas.
Así que de mi sólo pienso que tengo una enfermedad en los oídos que me impide oír bien. Nada más, el resto se lo inventan los demás.
Un gran saludo a todas.

maria dijo...

Hola Beatriz: Te entiendo, y estoy de acuerdo en muchas de las cosa que decìs, tal vez el problema sea precisamente el saber que se utiliza la palabra discapacidad en forma peyorativa. Pero llamarla de otra manera no es muy distinto. Yo no me siento una discapacitada en términos de mi utilidad como ser humano. Por suerte creo que tengo otras cosas además de mis oídos. Pero la verdad es que no tengo una capacidad "diferente" por ser hipoacúsica (moderada a severa y no operabale), tengo una "dis"función auditiva. No creo ser incapaz, pero me guste o no, sin mi audífono soy más sorda que una tapia. Y tengo limitaciones propias de mi discapacidad(trato de llevarlas con altura), que no es una mala palabra, señala que mi capacidad está disminuída. Es muy, muy, muy cierto que la discapacidad humana es peor, pero yo tengo una dicapacidad auditiva..que va ser!!!!

Mary Sáenz (La Rorra) dijo...

Siempre lo digo, discapacidad no es incapacidad.

mereq dijo...

Esto de los eufemismos nos va a matar, lento, pero nos mata. Y lo de Pergolini/tinelli es patético. Ahora todos atacan a Mario, cuando el primer inescrupuloso ahí es Tinelli. "Guau, pongamos a bailar a un ciego. Que buena idea!!" Cual es el merito de ese tipo? No ver? o tiene algo especial?. en fin, espero ansiosa tu artículo, no se si se entendió lo que quise poner

Verónica Sukaczer dijo...

Hola Mereq. ¡Bienvenida al blog! ¡Qué hermosos tus mellizos! Ahí va mi artículo y algo más.
Cariños

mereq dijo...

Gracias por la bienvenida y por los halagos Vero, ahora leo el artículo

fabiola dijo...

A las cosas hay que llamarles por su nombre, no hay que disfrazar palabras que pudieran "herir"? a alguien.

Yo soy hipoacúsica, pero no por eso tengo poderes de volar, no puedo leer labios, no puedo adivinar los pensamientos, etc.

La gente que no tiene brazos y escribe con el pie solo se ha adaptado a su realidad, es solo eso, adaptación.

En mi país a los discapacitados se nos llama "personas con capacidades diferentes", se oye lindo, pero no es verdad. A los ancianos se les llama "adultos en ¿plenitud?" o "personas de la tercera edad", me da muuucha flojera decir todo eso, prefiero decir anciano, aunque para muchos suene despectivo, yo se que no es ninguna grosería para nadie.

Saludos a todos!