25 febrero 2008

¿LO QUÉ?

En mis cortas y rutinarias vacaciones, fui una vez al cine con mi marido. La película: Sweeney Tood, de Tim Burton. El lugar: cines Hoyts en shopping Unicenter. El día: jueves día de los enamorados, por la noche.A pesar de que con audífono escucho a la perfección en los cines, decidí hacer uso del famoso botoncito para cambiar programas de mi aparato nuevo, yme entusiasmé con probar, por primera vez en mi vida, cómo corno se escucha con el aro magnético.El aro magnético es un aparato que se coloca en cines, teatros o sitios de conferencias, y que permite que el sonido llegue directamente al audífono (que debe contar con bobina telefónica), sin interferncias. Pintaba bien.Ya en la caja quise confirmar la información que tenía con la cajera:-¿La sala cuenta con aro magnético? -pregunté.La niña, veintipico de años y con suerte estudios secundarios, me miró con cara de asco:-¿Lo qué?-Aro magnético -repetí muy segura de mí misma y muy sonriente.-No sé... ¡che! -a una compañera- ¿tenemos aro...?-Magnético -le soplé yo.La compañera la miró como si en ese mismo momento y delante de todos los clientes le estuviera preguntando si era lesbiana y quería acostarse con ella.La otra no sabía.-Le tengo que preguntar al gerente -me dijo mi cajera.-Preguntale.El gerente no llegó, así que me enviaron en su búsqueda.Chico de camisa blanca y corbata negra, menos de treinta, seguro. Título secundario y algún curso de gerenciamiento, tal vez.-Hola -yo- quiero saber si cuentan con aro magnético.El chico dudó. Se le notaba el esfuerzo que hacía su mente en buscar la información. "Baño... salas... pochoclo... aro magnético..."-¿Eso para los sordos...? -dudó, mirando sobre el hombro de mi marido y del mío para encontrar a nuestro sordo.-Sí -le respondí.-Sí...-¿Tengo que sentarme en algún lugar en especial? (a veces el aro magnético posee una limitada capacidad de emisión, y por lo tanto hay que sentarse dentro de su área activa).-Sí... me parece... sí.Como todavía faltaba para la película pregunté si tenía que reservar mi lugar. Dijo que no, que llegara veinte minutos antes y le avisara al chico que recibe los boletos.-Me tenés que dejar el documento para que te den los auriculares.-El aro magnético no se usa con auriculares.Mi marido tradujo:-Él cree que no tenés audífono (porque no se me ve y como dice todo el mundo: hablo taaaan bien) y te va a dar auriculares que se conectan al aro magnético igual que la bobina telefónica.-Ah -respondí. -Bueno.Que me diera los auriculares así probaba todo.Llegada la hora de ingreso al cine, me acerqué al chico de los boletos sin hacer la cola (¡eso era lo que yo más quería, zafar de la cola!). Le expliqué que bla bla aro magnético bla bla gerente bla bla asiento especial.-¿Lo qué?Mi paciencia estaba al límite.-¿Sabés lo que es el aro magnético? -le pregunté.-No -dijo.-Ok, yo no voy a ser quien te lo explique.Nos hizo pasar y esperar a otra gerenta que, sin estar muy segura, nos llevó a la sala y nos sentó adelante y al medio. No me dio ningún auricular.Empezaron los comerciales y adelantos. Nada.Probé todos los botoncitos de mi audífono. Nada. Nada y nada.Caliente, salí del cine. Los empleados habían cambiado y le expliqué otra vez todo el tema a uno nuevo, que tampoco sabía lo que era un aro magnético. Me dijo que esperara. Le dije que no, que empezaba la película, que buscara al gerente y lo enviara.Vino el gerente. Me dio unos auriculares viejos. Nada. Con señas, le hablaba a quien estaba en la casilla de transmisión. Nada. Probé con mi audífono. Nada. Era obvio que no sabían cómo encender el aro magnético. Con los títulos me cansé y le dije que ya estaba. Asunto concluido. Se fue creyendo que el aro magnético al fin funcionaba.Todavía no sé cómo se escucha con aro magnético pero de todos modos no me perdí palabra ni canción de la película.Pero lo que enciende mis instintos sociópatas es que nadie, pero nadie, en todo el cine, tenía idea de qué miércoles era el aro magnético ni cómo funciona. Que en los cursitos de preparación que reciben esos chicos y en donde aprenden a cobrar una entrada de cine o cortar un boleto, nadie les habló del aro magnético, que con toda seguridad está instalado en esas salas.Porque el sordo es una cosa rara e invisible. Un engendro de la naturaleza que te pasa al lado sin que te des cuenta. A quien hasta podés tratar creyendo que es un ser humano normal.Estoy segura, estoy convencida, de que esto no sucede sólo en el Hoyts del shopping Unicenter. Y que ninguno de los i-rresponsables del lugar actuó como actuó por maldad, ni por falta de consideración, ni por discriminación. Lo hicieron por ignorancia.Y la ignorancia es, justamente, el mayor peligro.

7 comentarios:

Lore b dijo...

ahora vero, tenés que hacer una HERMOSA cartita al cine, al diario o a quien corno sea diciendo que vas a hacer la denuncia correspondiente a: (citar a quien quieras: secretaría del consumidor,telerradiodifusoras del plata, centro de asistencia al sordo, etc) y de repente te mandan una divina cartita en la que culpan al inepto de turno (que no contrataste ni capacitaste vos, sinó ellos)y te dicen que fue una confusión que el cine cuenta con 102.000 aros magnéticos automáticos d última tecnología, que la culpa debe ser tuya ya que debés haber olvidado decirle a la persona que te vendió los boletos que llevabas audífonos.....esa historia creo que la hemos vivido muchos en varias ocasiones, sabés comos e llama: mano de obra barata poco calificada y no formada para su puesto.
besitos

maria dijo...

Hola Vero:Te entiendo perfecto!!!me muero de envidia cuando entro a un lugar y leo "esta sala está equipada con aro magnético, ponga su audífono en posición T" qué? tienen posiciones?el mío es intracanal asi es que nunca lo sabré.Y varias veces me imaginé pidiendo en el cine los auriculares "especiales", pero asumí que todos iban a mirarme a mí en vez de la peli. En tu nota "Una que sepamos todos", te escribí los ùltimos dos comentarios,bah, en realida son consultas relacionadas con el cambio de equipo que ya tengo que hacer. Porfi leelas e iluminame apenas puedas con respuestas, besos.

Verónica Sukaczer dijo...

María: mi audífono también es, desde siempre, intrauricular. Pero este último, que tengo desde hace pocos meses, incorpora en tan minúsculo espacio la bobina telefónica, a la que se accede apretando un más minúsculo aún botoncito.
Ya me voy a leer tu otro mensaje.

maria dijo...

Hola Vero, perdón, se ve que además de sorda y desinformada soy lenta..Te abrás preguntado dónde estaban mis mensajes. En fin, yo tampoco se dónde los puse. Mi consulta,más breve ahora,es dónde puedo ir a hacer selección de audífonos, porque el que tengo lo compré en MAH, y no me da muchas opciones. Otro tema es mi obra social, que no quiere cubrirme el aparatejo, a pesar del PMO. Qué tengo que hacer para que me cubra y dónde me recomendás ir para comprar mi nuevo audífono. Muchos besos y gracias. Una más,si querés informame más o menos precios, así me preparo mentalmente.

Verónica Sukaczer dijo...

Te perdono María, te perdono :-). Sí, fui a buscar tu consulta y... Bien, vamos a los hechos.
A mí no me gusta nada la MAH, ya lo saben todos los que han leído el blog, pero no me parece serio elegir una empresa de audífonos por sobre otra. Así que mi consejo es que te hagas un recorrido por las más importantes y serias y pruebes sus audífonos. O/y que pidas turno con alguna fonoaudióloga que haga pruebas de audífonos y tenga marcas variadas. Sé que lo hacen en los consultorios otorrinolaringológicos del Dr. Diamante, en la calle Pasteur.
¿Cuánto puede costar un audífono? Uno digital, última tecnología... lo lógico sería pensar entre $3000 y $6000. Hay de menos y hay de más.
EL PMO (plan médico obligatorio) de las obras sociales cubren un porcentaje de los audífonos hasta los 15 años de edad. La única forma de que te cubran el 100% del audífono, les guste o no, es que tengas certificado de discapacidad.
Espero haberte ayudado. Sabés dónde encontrarme. Mucha suerte!

Anónimo dijo...

Hola,leo a veces tus blogs, me gusta mucho como escribís. Solo te quería decir que mi papá es sordo, y el va a los cines del abasto, porque ahi le dan los auriculares y escucha perfecto. Es el único cine donde lo logró. Saludos,

Malena

Verónica Sukaczer dijo...

Malena: ¡gracias por la información!