20 noviembre 2007

¿SE PUEDE PUTEAR A UNA PERSONA CON DISCAPACIDAD?

Pongamos que estoy en un lugar con mucha gente -comercio, farmacia, banco, oficina pública- en donde se llama a la gente por número. Yo saqué mi número. Pero no escuché el llamado y me doy cuenta cuando mi número ya pasó. (Pongamos que hay un cartelito diciendo que no se atienden números atrasados, por eso de que la gente se aviva, se va a hacer otro trámite y luego dice que no escuchó cuando la llamaron). Me acerco a una empleada. Ella llama, pongamos, al 531 y yo tengo el 489. La cosa viene fulera. Me pone mala cara. Muy mala. Pero además, la gente a mi alrededor, los que tienen entre el 534 y el 537, pongamos, me estrangularían sin ningún problema si de pronto se aceptara el crimen por colarse. Me miran mal. Me señalan. Alguien señala el cartelito. La empleada está ensayando con los labios la forma de decirme que debo sacar número nuevamente, que sería, pongamos, el 1076. Se siente el calor en el ambiente, el instinto animal. Pero yo sonrío. Me tomo mi tiempo. Me acerco fresca y juvenil y, con movimientos cuidados, separo mi pelo para ofrecer a la chusma mi oreja izquierda en la que se visualiza mi maravilloso Phonax intrauricular de 3400 pesos. Y entonces digo con voz calma: "hice todo lo posible por escuchar, pero hay tanta gente... y usted habla tan bajo, no modula siquiera... milagros no hace este aparatito. Y como no tienen otro sistema de llamada..." Entonces, como por arte de magia, las fieras se alejan, me hacen lugar, se guardan los insultos, se les aflojan las facciones. Soy una discapacitada, alguien distinto, una mujer enferma, alguien a quien tenerle lástima. Ellos escuchan y yo no. Aleluya, aleluya, todos hemos sido salvados. Yo estoy más allá de los insultos, no pueden tocarme.
No, en ese caso no pueden putearme.
No se puede putear:
Si el de la silla de ruedas te hace bajar del cordón de la vereda.
Si el del bastón blanco te rompe la rótula en su afán de orientarse.
Si el del implante coclear, delante tuyo, tarda dos horas en explicarle a los guardias de seguridad que algún aparato sonó por el imán que lleva en la cabeza y no porque se haya robado algo o intente pasar una bomba en el aeropuerto.
Si al afásico le lleva cuarenta y tres minutos explicarle al cajero del banco que quiere el vuelto en billetes de dos y de cinco.
Si el chico con Down decide ocupar la hamaca que espera tu hijo el resto de la tarde.
Si cruzan cinco personas en muletas cuando el semáforo ya cambió hace rato a verde y no lográs sacar el pie del acelerador.
Si un sordo te pida que le repitas tanto que tenés ganas de decirle: "¡¡¡las ocho y viente, la puta que te parió!!!
No, no se puede putear.
Ganamos.
Estamos a salvo.

Pero...
¿Se puede putear a una persona con discapacidad en una situación en la cual su discapacidad no tenga nada que ver, o el hecho de que sea discapacitado lo exime de todo intento de puteada por parte de seres pseudo-normales? ¿O en situaciones en la que la discapacidad sí tenga que ver pero sea usada por la persona con discapacidad con alevosía y premeditación?
Veamos...
¿Se puede decir algo non sancto de Micceli, sobre todo por sus opiniones teñidas de religión, aunque esté en silla de ruedas? ¿O el hecho de estar en silla de ruedas la convierte en impune de toda crítica, porque de alguna manera "dá lástima" y "logró mucho y es un ejemplo de vida"?
¿Se me puede putear a mí porque se me repitió mil veces algo importante, y yo no escuché pero tampoco pedí que me repitieran?
¿Se puede putear a una persona si con la silla de ruedas te pisa un pie a propósito o siempre tenemos que creer que lo hizo sin darse cuenta?
¿Se puede responder el insulto de una persona ciega que nos manda a la mierda por cualquier cosa que no tenga que ver con ceguera, o debemos permitirle que se exprese libremente por el stress que le causa su ceguera, sin responderle?
¿Se puede putear a un grupo de personas con alguna discapacidad motriz porque se lanzan a cruzar la 9 de Julio cuando el semáforo está a punto de cambiar a verde, en vez de esperar como hacemos los que no queremos morir arrollados y no tenemos ninguna señal visible de discapacidad?
¿Se puede putear a una persona con cualquier discapacidad porque a pesar de su discapacidad es un hijo de puta, o es imposible que una persona con discapacidad sea un hijo de puta justamente porque es discapacitada y se supone que ese contratiempo te convierte en una mejor persona?
¿Se puede putear a una persona que tiene tu misma discapacidad pero que se hace mejor la mártir, como que es más discapacitada?

Yo no sé... para mí es muy complicado...

Además hay otras cuestiones que no tienen que ver exactamente con insultos pero de las cuales no existe ningún manual de etiqueta. Nada de "cómo tratar con una persona con discapacidad".
Por ejemplo...
¿Se le puede decir a una persona sorda, después de dos horas de conversación excesivamente modulada, que se tiene la mandíbula a la miseria?
¿O que nos duele la garganta de tanto gritar?
¿Se le puede decir a una persona en silla de ruedas que preferimos hablar con ella estando sentados porque el mirar para abajo nos hace mierda el cuello?
¿Se puede mirar hacia otro lado cuando se habla con una persona ciega o igual hay que mirarlo a los ojos como en cualquier conversación entre videntes?
¿Si somos de esas personas a quienes no nos gustan los abrazos de desconocidos, ni que nos toqueteen demasiado, se le puede decir a la persona con Down muy amigable que por favor mantenga la distancia?

Y digo yo, todo esto que pienso, ¿me hace una hija de puta, o nunca podré ser una hija de puta porque soy sorda y por lo tanto carezco de la posibilidad de ser una reverenda hija de puta y de última ustedes no me lo pueden decir porque queda re-mal porque soy sorda?

¿Eh, cómo es la cosa?

9 comentarios:

Javier--musico hipoacusico dijo...

Hola Vero soy javier
muy interesante lo q planteas, a mi en estos dias me han discriminado por no escuchar correctamente, uno un vecino q muy desubicadamente me dice: y pero vos sos como Beethoven ! no escuchas una mierda!
Otro caso fue en un local de ropa , yo repitiendo que? como?
y miran raro como si uno fuera idiota ...
Calculo que cuando tenga mis audifonos podrè usarlos para defenderme mejor...
Y si es cierto con discapacidad o no ,"todos somos del mismo barro" como dice una cancion de leon gieco,y todos podemos putear ...

Anónimo dijo...

Hola Vero, esta una relexión nada facil. Nunca termino de asombrarme lo milagroso que es el solemne acto de mostrar mis audífonos ante una dificultad en la comunicación. Instantaneamente las expresiones de mis interlocutores se transforman, pasan de la impaciencia a la piedad, lástima, pena o como más te guste llamarla.. y peco de necia si te digo que nunca me aproveché de la situación. Al menos por venganza. Sobre todo si es una vendedora de mal genio que la esperás horas y cuando te atiende, lo hace con apuro como si estuviera haciendote un favor. Ah! me tenés que ver en acción, le pregunto mil veces algo y cuando está por explotar de impaciencia, descubro mis audífonos ceremoniosamente y los culpo de toda incomprensión,, y si tal vez soy una hija de puta, pero me las aguanto.
Creo que no es propiedad excusiva de los "Discapacitados" el sacar provecho, mas de una vez me río o enojo (depende el papel que juego en el acto) cuando una persona mayor de edad cree que nadie se da cuenta que se adelanta en una fila con cara de distraída. O una mujer que carga un niño hasta que consigue sentarse en el mejor lugar en un espectáculo y una vez instalada lo deja correr por todos lados.
No creo que las capacidades diferentes como se dice ahora, nos otorgue impunidad para "avivarnos", pero permitirnos una pircardía de vez en cuando es como una retribución inocentona a muchas renuncias que no elegimos.
Espero que a nadie le moleste la apreciación.
Un beso
Luciana

Lorena dijo...

Me olvidaba!!! me debés la explicación sobre LOLOGENIA. Gracias

Verónica Sukaczer dijo...

¡Hola Músico hipoacúsico! ¡Qué manera de presentarte al blog! Bienvenido.
Javi: que te miren como si fueras idiota será la forma habitual en que te tratarán. ¡Persevera y ganarás! ¡Seguí participando! :-).
Luciana: ¡claro que es nuestro derecho joder un poco a los demás! Y muy bien ganado.
Lorena: lo estoy preparando.
Cariños a todos.

Esther dijo...

Hola
La verdad es que siempre me he sentido discriminada por se hipoacúsica pero es que la sociedad nos lo recuerda a cada minuto. Si voy a la peluquería debo hacer malavares entre fijarme en el peinado que me están intentando hacer y leer los labios a través del espejo mientras el hombre me observa incréudulo a lo cual termino por mostrarle la hermosa caijita donde guardo mis audífonos para que vea que no le oigo apenas.
En las tiendas me acostumbré a pagar siempre con billete o visa naa de suelto puesto que muchas veces dejaba el dinero sobre la mesa y me marchaba mientras la dependienta me gritaba, supongo, por no haber dejado todo el importe...
En la tienda de móbiles no me dejaban probarlos para ver si mi t-link se adaptaba a los diferentes modelos y finalmente terminé por explicarle todos mis problemas de hipoacuisa, la bobina especial que me habían puesto y un largo étcera.
En verano en la playa me agobio ya que suelo dejar mis audífonos en casa para evitar accidentes y que se dañen así que terminé por ir sola ocn mi marido ya que a mucha gente le hace gracia que no les oigas o que les mires incrédula al verles reir y no atinar a entender el porque puesto que no lo oíste.
En el trabajo tuve problemas, me llamaban maleducada porque no saluda a a la gente que entraba no entendían que una hipoacúsica no pudiera oir el leve chirriar de la puerta al abrirse etsando situada solo a 100 metros de la entrada.
Y para mas inri la persona que se encarga de gestionarme el certificado de discapacidad habla tan bajo que tengo que ir con mi marido para que me diga lo que me ha dicho como si se tratara de un traductor.
Pero yo, cada mañana me levanto con una sonrisa y pienso que a pesar de todo esto mi vida vale la pena disfrutarla.

Esther dijo...

Ay se me olvidaba!
Encima llevo casi un mes solo con un audífono! lo tengo en reparación pero parecen las obras de la SAGRADA familia que nunca terminan! Así que en estos dias tengo el doble de problema eso si mi marido me ama tanto que se olvidó de mis defectos y él insiste en que hable por teléfono, en que puedo oirle igual que antes. Lo que hace el amor!
Besos

Anónimo dijo...

Soy Almu: hola a todos.
Respecto a si se puede putear o no a una persona con discapacidad.... que dificil! si tenemos en cuenta que, de entrada, partimos con desventaja (en algunos momentos), y que nos toca tragar situaciones nada comodas, a veces me hacen sentir bien (y perdon por ello) situaciones en las que sean otros los que esten en desventajas sobre mi, je,je. en concreto si esas personas son... "normales". No obstante, y si quiero ser racional, pienso que la buena o mala intencion brota en nosotros independientemente de si escuchamos, vemos, andamos... mejor que otros. Asi que... si hablamos de intenciones... no me gusta que se "aprovechen" de mi, sean "discapacitados" o no. Que de buenos, todos somos buenos, pero de malos... los hay peores!!.
Saludos para todos.

Carmen dijo...

mas alla o mas acá de las dicapacidades, creo que vivimos en una sociedad con un extremadamente bajo umbral para todo. en general estamos todos sujetos al maltrato generalizado en supermercados, boutiques, shoppings, estaciones de servicio, etc. es como si estuvièramos enojados con nosotros mismos y con la vida y proyectamos todo ese enojo sobre el otro. por otra parte hay quienes no son discapacitados y son muy hijos de puta y en su calidad de tal se merecen la puteada correspondiente.

Anónimo dijo...

La a todos!!! Me parece que algunos comentarios no captaron la esencia de la nota o no la capte yo... lo que vero dice es que "las puteadas" se las tienen que guardar en ciertas ocasiones obvias, pero que en tantas otras por mas que haya alguna discapacidad no se tienen porque "aprovechar de ella"
Yo no tengo ninguna discapacidad física (o por lo menos declarada) pero tengo a mi mejor amiga que es hipoacusica y cuando alguien hacia o hace algún comentario desubicado me pongo loca no porque le tenga lastima a ella sino porque no puedo entender ciertas actitudes de idiotas que se creen mas solo por el hecho de escuchar. Por otro lado si hacen hijaputeses los puteo y no me importa su discapacidad. Las hijaputeses son hijaputeses hechos por quien sea.
Obviamente que se que esta lleno de boludos pero creo que la mayoría actúa de ignorancia mas que de HDP
Tenía un compañero en la Fac. hipoac. Tb y por mas que no se le veía el audífono se notaba que lo era y el boludo del profesor le dijo: ¿usted me esta cargando? Que parte no entiende? El pibe no le dijo nada pero cuando termino la clase no pude con mi genio y fui y le dije al profesor que no escuchaba bien. Y me encanto porque se quería matar el muy boludo!!! Yo creo que no lo hizo de HDP lo hizo de ignorante!!! Entienden????