27 agosto 2007

ESTÁ BIEN, ME PESCASTE, SOY DISCAPACITADA

Lo admito. No es que me guste, por supuesto quisiera ser como todo el mundo, poder hacer lo que hace la mayoría. No es que me avergüence (bueno... un poco) ni lo oculte (ya lo intenté...). El tema es que aprendí, por el camino difícil, que sólo a través de la aceptación llega el entendimiento, la paz mental, la comprensión, el amor y todas esas gansadas.
Así que aquí va, la confesión pública de mi discapacidad:
Nunca pude hacer el rol al revés de forma decente. No puedo tocarme las puntas de los pies sin doblar las rodillas. No sé pintarme las uñas, pinto una y me arruino otra. No sé silbar. Me quito la pielcita de los labios. No sé tirarme de cabeza a la pileta. No sé hacer soufflé. Ni tortas caseras. Uso plantillas ortopédicas. Necesitaría ortodoncia pero a mi edad considero el asunto perdido (cuando tuve aparatos, no los usé). Transpiro en forma excesiva, lo que dificulta mi vida social. Uso anteojos con 0,25 de aumento a la hora de trabajar frente a la PC. No coso mi ropa cuando se rompe (excepto botones). No sé hacer salsa de tomate casera. Nunca amasé. Estoy imposibilitada de hacer cuentas mentales. Me lleva entre cinco y diez repeticiones recordar el nombre de una persona, e incluso así a veces no lo logro. Cada vez que necesito una palabra exacta (cuando escribo, frente a un médico, etc) no la recuerdo. Le temo al mar. Me pica la lana, lo cual me impide su uso correcto. Soy alérgica a la gatos. Y a la bijouterie, por lo cual me veo en la obligación de usar joyas de oro. No sé cantar. Y cuando lo hago por placer mi voz es tan molesta que quienes me rodean mi discriminan mandándome a callar. No soporto el olor a cigarrillo en la gente. Sufro de cosquillas. Soy torpe en casi todos los deportes. Cuando me dan un vuelto equivocado a mi favor, a veces me lo quedo. No me gusta el vino ni nada que tenga alcohol. Tiendo a discutir acaloradamente con vendedores y empleados. No plancho bien. No sé mandar.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola!! Soy Almu: que tal estais todos?Ya he leido el ultimo blog "me pescaste, soy discapacitada", y como siempre, me ha encantado.Tienes tooooda la razon, Veronica.Si el termino discapacidad fuera mas amplio... todos seriamos discapacitados.Y digo yo: ¿por que tanta importancia a no oir bien?,o todo es importante, o no lo es nada... He estado de vacaciones en Costa Rica, y tenia muuuchas ganas de ir. Y como tenia intencion de ver muchas cosas y de, sobre todo, enterarme de todo, me dije "me voy a poner los audifonos tooodo el dia, y no me los voy a quitar, ni me va a dar verguenza", y me anime tanto que ¡me los puse!, y justo el primer dia se acerca a mi una mujer con cara de mucha sorpresa, ilusion, asi como si estuviera viendo a un famoso, o algo asi y me dice "tu eres sorda, verdad???". Mis primeros pensamientos abordaron el tema de "ya me ha pillado, se ha dado cuenta, por que me mienten cuando me dicen que nadie se fija en los audifonos?", y a continuacion empece a pensar "pero bueno!!tanta sorpresa!!,y no lleva ella gafas?,o no tengo yo nada mas en mi que le llame mas la atencion??", y me quede con las ganas de decirle ironicamente "como se ha dado cuenta? que inteligencia la suya que le ha permitido darse cuenta???". A continuacion me pregunto si conocia la lengua de signos, y todo me lo decia haciendo gestos con las pocas palabras que ella conocia de la lengua de signos que por curiosidad aprendio algun dia, y me dijo "tengo muchisima admiracion por vosotros!!me encantais!!,etc..."(como si fueramos una especia distinta...). Yo me quede boquiabierta desde que llego hasta que se fue, y... hoy por hoy estoy aun con la boca entreabierta.Alli estuvimos viendo muchos monos, y en ese momento me senti como uno de ellos.La atraccion.A partir de ahi fui seleccionando cuando me ponia los audifonos y cuando no. No me apetecia cobrar entrada...
Esta experiencia me recordo el texto de "Infelices o Superheroes".
Saludos a todos.
Almu

Esther dijo...

Verónica cuanta razón tienes. Odio cuando estoy en el avión, viajo bastante por trabajo, y al llegar al aeropuerto me saco mi cajita y me pongo los audífonos todo el mundo alrededor me comienza a sonreir como si fuera idiota, cmo diciendo " pobre muchachita tan joven y con audífonos" es que acaso le he dicho yo " vaya que penita con sus gafas" pero bueno que se le va a hacer.
Almudena me sorprendió el ocmentari " me encantais!" ni que fuéramos una secta, un grupo de músicos o algo así.. somos personas como las demás pero con la mala suerte ( que a veces para lo que hay que oir hasta es buena) de que no oímos bien.

Verónica Sukaczer dijo...

Hola Almu:: me encantó tu historia. Más allá de lo incómoda que te debes haber sentido, la cosa daba para mucho. Tú deberías haber respondido: "pues mire, yo también siempre admiré a la gente idiota, pero pensaba que no quedaban más. ¡Y ahora usted me devuelve la esperanza de que sigue habiendo idiotas en el mundo!" Pero claro, todo eso a uno se le ocurre cinco días después de haberse recuperado de la sorpresa.
Cariños

Esther: siempre podemos armar nuestra propia secta. Habría que pensarlo :-).

Anónimo dijo...

HOla Vero: Me paso una cosa parecida a la de Almu. En Tampa, haciendo cola para una de las montañas rusas, se acerca un empleado, con una gran sonrisa y me señala los audis y me empieza a hablar y al mismo tiempo con señas. Yo lo miraba con una cara, hasta que logre hacerle entender que nunca use señas y que ya estaba bien. Se fue y para que veas lo loca que es la gente, a mi amiga que estaba conmigo en la cola le parecio excelente porque el tipo trato de "integrarme", le encantó la actitud!!! Demas esta decir que estuve superincomoda y que todos los de la cola miraban y yo no queria estar ahi.
Pero, Almu,yo no me saque los audi, los segui usando todo el dia y con una colita bien alta. El problema es de los otros, porque no se banquen ver un audifono no implica que yo no escuche lo que pueda con ellos. Que se la aguanten y aprendan educacion!!!
Besos
Silvy68

cecilia dijo...

Como siempre Verito está genial tu blog... como he leido tantas anécdotas, les cuento q como trabajo en prevención de riesgos en obras de construcción y montaje, debemos usar protectores auditivos y muchas veces los trabajadores me han preguntado dónde he comprado esos "tapones auditivos" (mis audifonos intra :S)..a lo q les respondo "no son tapones, son audifonos para escuchar mejor... y q si fueran tapones sería muy muy muy caros"... la verdad es q creo q por suerte no me he topado con personas idiotas o q sean desubicadas... aunq para mi si me miran como bicho raro es problema de ellos, si me preguntan x mis audifonos respondo y les digo q tengo y de q trata la enfermedad, y si les gusta bien y si no me da lo mismo... asi q arriba la cara, una sonrisa en los labios y a no escondernos más, q maravillosas personas tiene este mundo y q son las q mejor sabemos escuchar....
saludos y cariños y abrazos para todas...
cecilita...

Mary Sáenz (La Rorra) dijo...

Hola Vero, tu post me dejo literalmente sin palabras!

hagamos nuestra secta!

Micaela dijo...

Pues yo tengo unos vecinos realmente idiotas, son un matrimonio bastante insoportable y cuando se enteraron de mi "problemita" comenzaron a hablarme a gritos y con muchos gestos,no se imaginan lo que ha sido encontrarmelos en el centro, en un café, creo que toda la cuadra se enteró de mi problema auditivos....fue tanto un día que les dije que ya podían comenzar a hablarme en un tono más bajo porque me había llegado desde Taiwán un audífono muy moderno que me hacía oir a las mil maravillas, y que si no los escuchaba en ese momento no importaba porque mi super audífono grababa todo y cuando yo llegaba a casa por las noches traspasaba su pequeño chip a mi computadora y me aparecían las conversaciones que había tenido en el día correctamente tipeadas...estaba a punto de largarme a reir (pensando que habían captado la ironía en mi comentario) cuando ella me dice admiradísima...pero que bárbaro!!!!...como ha avanzado la tecnología....en ese momento sólo pude pensar ¡Gracias a Dios que lo mío es sólo falta de audición!....porque si me hubiese tocado falta de cerebro como a este parcito, pués ahí si que sería terrible.....Mi marido no paraba de reir y así y todo ellos no caían.....en fin, desde ese día me hablan en un tono más normal, a veces no les entiendo nada, pero qué importa si después puedo revisar el chip......Cariños, Micaela

Anónimo dijo...

Hola a todos: soy Almu.
¡Que bien me lo he pasado leyendo vuestros comentarios acerca de "nuestra secta", y de las anecdotas que van pasando. Muchas gracias por hacerme pasar tan buenos ratos... Es cierto que me senti incomoda cuando me encontre en la situacion, y cuando felicitaron a mi pareja y le animaron mucho, muchisimo, a unirse conmigo en el mundo de la hipoacusia... pero tambien es cierto que hay que reirse de las situaciones tan absurdas que se presentan por... llevar audifonos? y no por otras cosas varias. Asi que me habeis ayudado mucho a reirme de esta anecdota.
Ah, Micaela... y cuando lei lo de tus vecinos ya fue no poder parar de reir...que buena idea esos audifonos de Taiwan!! me tienes que decir donde exactamente los has conseguido!! ah, y manda esa grabacion de la conversacion que tuviste con tus vecinos, que me encantaria escuchar en directo, jeje..

Anónimo dijo...

Hola chicas, Vero.. de 10 tu comentario, lo mio sin palabras, juego en un equipo de mami hochey y cada vez que entro a la cancha tengo que anunciar a los arbitros que juego con dos audífonos,, ponen una cara de pena. Espero que alguna vez me cobren alguna jugadita a favor. Ya que esto es una especie de comunidad, les cuento que estoy juntando valor para encargar otro hijo, ya que con el primer y unico embarazo, perdí muchísima audisión. Muero por otro integrante en mi flia.
cariños a todos.
Luciana

Anónimo dijo...

Hola Luciana... solo un comentario cariñoso por eso de juntar valor para encargar otro hijo. Dices que te "mueres por otro integrante en tu fila", y...¿no sera mejor perder audicion que "morirte"?...
Saludos para todos.
Almu

Verónica Sukaczer dijo...

¡Me encantaron todas sus historias muchachas! ¿Saben que estoy escribiendo algo que tal vez algún día se convierta en libro y les estoy robando las anécdotas impunemente? Luego les agradeceré, y todos contentos :-).
Silvy: muy mala tu actitud. ¿Ves que la gente te quiere integrar y vos nada, re cortada?
Ceci: mandá a los muchachos a hacerse los tapones a 3000 cada uno, y que la empresa te de un porcentaje!
Luciana: un día te van a dar un pelotazo en un audífono y ahí te quiero ver. ¿No sería mejor sacártelos en la cancha y eludir las puteadas? Y lo del hijo... si hay ganas hay bebé, he dicho. Siempre aparecen mejores audífonos. Y dicen, he leído, yo que soy tan instruida, que se pierde más audición con el primer embarazo, y luego poquita. Y además sabés que puede sucederte que no pierdas nada. Es una lotería. Pero no te quedes con el deseo de otro hijo. Igual vas a perder audición con la menopausia :-).

Y por fin, el gran premio anécdota de oro es esta vez para... ¡MICAELA! Increíble. Maravilloso. Único. La respuesta adecuada en el momento preciso. Aplausos para Micaela. Puede pasar a retirar el premio (un pila 312, usada, es simbólico el premio, che) cuando lo desee.

Cariños a todas.