30 mayo 2007

DECÁLOGO DEL PERFECTO HIPOACÚSICO

1. El perfecto hipoacúsico odia el interrogativo ¿qué?, por su sonido burdo y porque puede poner en evidencia un problema auditivo tanto como la falta de inteligencia.
2. Cuando el perfecto hipoacúsico no escucha algo en medio de una conversación, repregunta, plantea dudas, cuestiona, para lograr que le repitan o volver atrás, pareciendo interesado y hasta intelectual. Por ejemplo: "¿doctor, por qué no volvemos a repasar los síntomas que usted cita"? o: "no sé si se ha explicado bien, ¿puede repetir su teoría de la mecánica cuántica en situación de gravedad cero?"
3. El perfecto hipoacúsico desconoce en su totalidad lo que sucede en la TV argentina. No sabe quién ganó Gran Hermano ni el Martín Fierro de Oro, pero sabe perfectamente con quién sale Lindsay Lohan esta semana, gracias al canal E!
4. El perfecto hipoacúsico conoce de memoria la grilla de canales subtitulados, comenzando por Sony, Warner y AXN.
5. El perfecto hipoacúsico conoce de tecnología tanto como un experto, y sabe qué marcas de celulares tienen mejor sonido, qué televisores tienen closed caption, qué empresas extranjeras fabrican relojes con vibrador o baby-call luminosos.
6- El perfecto hipoacúsico ha logrado domesticar su cabello para que siempre, incluso en situaciones de fuerte viento, le tape las orejas y los audífonos.
7- El perfecto hipoacúsico se relaciona mejor, y sin darse cuenta, con personas cuyas voces responden a su audición residual. Así quien mantiene los tonos graves se lleva mejor con hombres o mujeres de voz potente, y quien resiste con los agudos opta por la compañía femenina y hasta acepta los chillidos de su suegra.
8- El perfecto hipoacúsico siempre lleva pilas de repuesto y el último probador de pilas que apareció en el mercado. En caso de apagón, y gracias a su vista desarrollada, es capaz de socorrer a cualquiera en medio de la oscuridad total, utilizando sólo el led del probador de pilas.
9- El perfecto hipoacúsico sabe que no hay dos hipoacúsicos iguales, y es capaz de dormir a cualquiera con su explicación de grados de hipoacusia, hipoacusias de conducción o neurosensoriales, células cilíadas y diferencia con la sordera.
10- El perfecto hipoacúsico aprende a convivir con sus varios y permanentes acúfenos, y los soporta con la cabeza alta y cierta orgullosa resignación. Acostumbra además a colocarle nombres a los sonidos de su cabeza: grillos, campanita, ambulancia, mosquitas, teléfono ocupado, bip-bip.

Agregados ayudas auditivas:
11- El perfecto hipoacúsico sabe que no debe mostrar emoción alguna, sorpresa o desesperación cuando le dicen que el audífono que le sirve cuesta más de ocho mil pesos.
12- El perfecto hipoacúsico sabe lidiar con obras sociales, prepagas, recursos de amparos y demás para lograr que le reintegren el importe de su audífono o implante coclear.
13- El perfecto hipoacúsico implantado no puede dejar de pensar que lleva el valor de un automóvil O km en su cabeza. (Y que hubiera preferido tener el auto).

18 comentarios:

daniela dijo...

jajaj EXCELENTE Verónica
Me parece increible leerte y decir "siiii, tal cuaal!!". Hablo por este texto y por muchos otros anteriores. No dejas de sorprenderme. :)

Besos!!
Segui con esto que a muchos nos hace muy bien...

Anónimo dijo...

Siempre tan acertada Verónica!!!! Te escribo desde Chile y te cuento que acá somos varios los que te leemos, sigue así porque eres una luz para varios que han visto en ti un ejemplo de que todo se puede. Sin ir más lejos conozco una chica que pensaba que su futuro se había acabado con esto de la Otoesclerosis, pero cuando llegó a tu blog y vió tu trabajo, vió que lograste ser una profesional y escritora exitosa, además de haber formado una familia sin ningún problema, supo que para ella si había futuro y felicidad por delante....por eso te admiro mucho porque eres capaz de llevar luz a la gente...Cariños desde el país vecino, Marife

Verónica Sukaczer dijo...

¡Gracias Daniela!
¡¡¡¡¡¡¡¡¡Gracias Marife!!!!!!!!!!!
Es por comentarios por el tuyo que hago esto. Me empujan a seguir, a pensar qué nos pasa, me hacen sentir acompañada.

Anónimo dijo...

Hola Vero, me encanta, me encanta.. a eso no lo escribí yo? obvio que no, pero me considero una perfecta hipoacústica, con mucha honra.
Les cuento que estoy estrenando "audísimo" nuevo, como lo llama mi hijito de 3 años Bautista; y si no te molesta vero, quiero aprovechar este espacio para agredecerle a mi queridísima fonoaudióloga Silvana, por su ininterminable paciencia y a Elias el representante de la empresa proveedora acá en Paraná, por haber hecho tres veces el dispositivo hasta que quedó perfecto.
Ah! sigo con los estrenos,, me entregaron el Certificado de Discapacidaddddddd, pensaba que podía portarlo en la billetera junto con las pilas que como bien dijiste, nunca faltan en mi Kit de Emergencia, junto con filtos y demá; pero resultó que me dieron una hoja A4, es tan grande que debería salir con un maletín, que no combina con ninguna vestimenta de las mias, ja!
No sabes como te quiero aunque no te conozco. Cariños a todos los que participan de ésto, que es la mejor terapia.
Luciana

Cecilita... dijo...

Verito...como siempre genial tu texto...me identifico al 1000%..gracias por este espacio, creo q ya somos muchos los adictos a tu blog... :)
..A Daniela ya quedan pocos días o no? espero que todo salga bien, perfecto y sin problemas...toda la suerte del mundo y que Dios te acompañe y te cuide...cariños y fuerza...
...A Marife...yo también soy de chile, y me encantaria q nos pudieramos comunicar y complementar nuestros conocimientos en cuanto a médicos y tratamiento aqui en el país, si es q se puede, te lo agradecería mucho... mi mail: cecicatalandiaz@gmail.com
y Verito...gracias x este espacio.

Lamary dijo...

Hola, soy peruana, hace un tiempo lei este blog y me sentí identificada, pero con este artículo, realmente, es exactamente como dice. No se como le hacen los demas, aqui en mi país, los sordos somos menos menos menos que las personas con discapacidad física (osea paralíticos) o ciegos. Aqui, te atropellan porque las calles no están preparadas para nosotros, no existen las maravillas tecnologicas que permiten una comunicación fluida y sobre todo, no hay trabajo para nosotros, si no escuchaste lo que dice tu jefe, te fregaste, así de simple. Como vives??? pues si no tienes un ex marido que te pase una pensión mueres de inanición e indiferencia. Vivo en forma positiva, acostumbrandome a los subtítulos, a no escuchar conversación y tratando de mantener una serie de repreguntas en mi repertorio para averiguar que es lo que trataron de decirme y por supuesto, ensayar mi cara de "seguro te entendí o no te entendí nada, interpreta lo que quieras". La verdad de la milanesa es que uno aprende a sobrevivir y recurre a metódos poco ortodoxos para entender un medio predominantemente oyente y sumamente discriminatorio. o no???

esther dijo...

Verónica cuanta verdad!!! me gustó mucho el decálogo yo le añadaría que el perfecto hipoacúsico procura no salir de casa cuando hace viento, es horrible la distorsión del aire rozando los audífonos...
Respecto a los comentarios quería darle ánimo a la chica que comentó acerca de una amiga suya y su desánimo debido a la otoesclerosis. Cierto que es muy duro aceptar la pérdida de audición, pero como yo pienso, no hay vuelta atrás... ese problema seguirá estando aunque te niegues o te sientas incapaz de afrontarlo así que mejor buscar la forma de hacerle frente... aunque sea duro!
Un beso

Anónimo dijo...

Veronica, me sumo a las felicitaciones! Veo que tienes un panel latinoamericano. Así es que me sumo al mismo desde Catalunya.
Yo recuerdo que cuando me compré mi primer audifono costaba lo mismo que un portátil, así es que a todos les decía que tenía la computadora de última tecnología en la oreja, mientras escribia en mi dinosaurio tecnológico. Pero el tiempo es implacabe, como el costo de la vida. Y ahora que me compré el último par, cuestan igual que un auto! Así es que ando para arriba y para abajo con mi "Mercedes", aunque no todos se percaten del mismo, mientras pedaleo la bici o voy de pie en el tren.
La verdad es que es bueno encontrar reflejos. Paula

daniela dijo...

Gracias Cecilita!!!
Si, mañana (miercoles) a la mañana ya me estoy operando :) por fin llego el dia!

Saludos, Veronica!
Nos seguimos leyendo

Verónica Sukaczer dijo...

Luciana: todos tenemos la hoja A4. Y lo que se acostumbra hacer es una reducción, cómoda para llevar en la cartera, y además plastificada para que parezca "cosa seria" :-). Felicidades por tu audísimo y tu certificado. ¡Ya sos una discapacitada oficial!
Cecilita: dale, armá la hinchada chilena, y después me cuentan :-).
Lamary: aquí en la Argentina funciona lo del marido. A mí me mantienen. Bienvenida al blog.
También bienvenida a Paula. ¡Me estoy volviendo una hipoacúsica
internacional! Y gracias a Esther por leer.
DANIELA: MUCHA MUCHA SUERTE, Y QUE TODO SALGA EXCELENTEMENTE BIEN, Y TE SIENTAS BÁRBARA Y TE ATIENDAN COMO A UNA DIOSA. ESPERAMOS NOTICIAS TUYAS.

Anónimo dijo...

Pues yo estoy implantada y prefiero tener mi implante a tener un auto. Si no llevase el implante no oiría NADA (ni siquiera con el audífono más potente). Como se nota que tu oyes algo. Si fueses sorda total quizá te plantearías el tema de implante coclear y no te negarías tan rotudamente a llevarlo. No es lo mismo hipoacusia que cofosis.
Un saludo.
P.D: Por cierto, además con mi implante oigo y discrimino la palabra bastante bien. Vamos que, yo estoy muy contenta.

yo... dijo...

se supone q este blog es para subir el ánimo y no para malas vibras resentidas...
cada cual con lo que mejor le convenga por costo y comodidad....
además, esto es un blog para dar opiniones y desahogarnos...

saludos y fuerza Verito

Verónica Sukaczer dijo...

Anónima: en primer lugar verás que aquí todos acostumbran a poner su nombre, justamente porque desde el anonimato es muy difícil conocer al otro y poder compartir algo. En segundo lugar lo del implante fue sólo un chiste en relación a su precio. En ningún momento fue una crítica. Jamás he criticado a nadie por la decisión médica que toma, y sólo me río de mis propias experiencias. Ahora bien, yo soy candidata al implante y es verdad que por ahora he decidido NO colocármelo. He pensado varias veces en escribir sobre mi decisión, y nunca lo he hecho. ¿Por qué? Justamente porque considero que mi opinión puede molestar a otros. Y próximamente me estaré riendo de cuánto ha costado mi audífono nuevo. De todos modos, y como aclaración, te cuento que en caso de que decidiera implantarme, aquí en Argentina, el costo sería cubierto 100% por mi obra social. Yo no tendría que sacar dinero de mi bolsillo. Y no creo que la obra social me ofrezca cambiar el implante por un auto. En fin... yo ya pasé por la etapa de estar enojada, resentida, con bronca, odiando a todo el mundo y culpando al universo por mi hipoacusia, y oh milagro, resurgí con humor y comprensión y entendimiento, y aceptación. Espero que vos puedas hacer ese camino en algún momento, porque cuando uno deja el odio y la bronca de lado, todo se hace mucho más fácil y llevadero.
Lo que no puedo dejar de decir es que me parece increíblemente tonto competir sobre cuánto escuchamos cada uno. Podríamos subir nuestras audiometrías y ver quién es más sordo o más oyente. Y poner premios. Pero para que te quedes tranquila y más contenta te cuento que... ¡¡¡me he ganado una cofosis en OD!!! Pero el izquierdo aún resiste. Ojalá puedas darte cuenta de que tu implante es una maravilla tecnológica, una puerta a un mundo nuevo (que no todos deseamos visitar. Es como viajar, no todos elegimos la misma playa) y puedas disfrutarlo sin necesidad de leer este blog si no es de tu agrado y no te aporta nada.

Anónimo dijo...

No, no se trata de hacer una apuesta a ver quien está más sordo. No, no es mi intención. Yo estuve también aguantando con mínimo restos auditivos hasta que se fueron también y te digo, por propia experiencia que cuando no oyes nada buscas el sonido de donde sea.
Ni estoy resentida contigo ni con nadie aunque me da rabia que, por comentarios como ese, se tenga una idea erronea de lo que es el implante coclear. No sabes bien la contrainformación que hacen muchos sordos de esta ayuda técnica. Está muy bien que te tomes la vida con humor y bien cierto es que nadie tiene la culpa de nuestra discapacidad auditiva (no quiero echártela a ti).
En mi país, España, también cubre la seguridad social todos los gastos del implante coclear y yo tomé la decisión de implantarme (tres 6 años de ser candidata a implante) cuando ya no oía nada y ahora me he dado cuenta de lo que he perdido durante todos estos años de dudas. En fin, que no te quiero convencer de nada ni venderte ninguna moto, cada uno es libre de hacer lo que crea más oportuno.
Que te vaya muy bien con tu nuevo audífono.
Un saludo.
Alicia.

Anónimo dijo...

Hola Veronica!!! y todos los demas:
Me llamo Almudena (en España), y ayer descubri tu pagina, con todos los articulos, y comentarios.... y estoy.... asombrada.... no me puedo creer que hayais estado aqui todo este tiempo mientras os estaba buscando!!! entre ayer y hoy estoy repasando las lecturas y me pondre al dia de todas, y por supuesto de todos los comentarios. Yo tengo 32 años, y aunque los sintomas me persiguen de una forma evidente desde hace mas o menos 5 (cuando ya no pude ignorarlos mas), desde octubre del 2006 ya tuve la certeza (y mirad que he intentado escaparme de la realidad) de que tenia otosclerosis. Mi experiencia se basa, por lo que veo, en algo parecido a lo que os ha pasado a muchos de vosotros, y es que el otorrino me dijo lo que tenia y.... yo no le entendi (porque un otorrino que hable con un tono bajo... me parece un poco incoherente; no lo entiendo muy bien porque si fuera panadero, por ejemplo, pero a mi me parece que los otorrinos tratan a personas con problemas de audicion, no???. Total que me fui de la consulta sin haberme enterado, excepto de "pero tu te quieres operar o no?" (con tono alto, que por eso oi y desagradable, como si le estuviera molestando). Tras mi pregunta de ¿riesgos de la operacion? dijo "pues que te quedes sorda del todo"(con el mismo tono de antes). Sali de alli bastante perdida, y en ese momento decidi que tenia que ir a un audioprotesista para ponerme audifonos, si los necesitaba, y asi poder volver al otorrino para enterarme bien de la posibilidad de la operacion. Que triste que haya personas que no saben hacer su trabajo... Asi lo hice, fui a una audioprotesista, me confirmo los problemas de audicion, me trato muy bien (que aunque me sorprendio, asi es que como deberia ser), y me dejo decidir si queria ponerme los audifonos. Decidi que me los ponia, sobre todo para poderme mover sin tanto miedo de no enterarme de cosas importantes. Desde noviembre los uso, me van muy bien, a pesar de la adaptacion para aprender a escuchar de otra manera. Tengo la suerte de tener unos audifonos que son automaticos y muy inteligentes, por lo que escuchan por mi bastante bien. Esta primera fase de conseguir audifonos para poder seguir planteandome otras decisiones (tipo operacion u otras varias) esta superada, aunque reconozco que lo mas dificil es luchar con la realidad de algo que nunca te has planteado que te iba a pasar (yo tambien soy una "mutacion"), y despues de estar intentando escapar.... al final la realidad es mas rapida y te coje.... Ahora estoy bastante mas decidida a enfrentar esta realidad, y me alegro mucho de haberos encontrado, porque creo que el camino sera mas facil con vosotros. Muchas gracias por reuniros aqui. Seguiremos en contacto. Encantada de haberos conocido.

Paty dijo...

hola soy Paty el problema lo padece mi hermana sufre de otoescleorosis esta pensando en la operacion pero sin alguna idea de el costo, nos serviria mucho su informacion sobre el costo de esta aunque sea aprximados de verdad es muy util para nosotros ya saben para estar aprevenidas.. muchas gracias por su atencion y sobretodo a Vero por el tiempo que nos dedica a todos gracias..

Graciela dijo...

Nunca me asaltaron en la calle, pero siempre pienso en que si alguna vez tengo la mala suerte que me suceda tal cosa no se den cuenta que llevo audifonos y me los roben!!

Magalis Marisol dijo...

Hola amiga!!!
Mis saludos y cariños para ti.....
Un fuerte abrazo desde Venezuela!