06 mayo 2007

CHICHE ELECTRÓNICO

Los que el viernes pasado a las 21 horas -por lo menos en Argentina- estaban viendo la serie "Héroes", y además son sordos o hipoacúsicos, no pueden haber dejado de notar el celular que utiliza la porrista durante una escena. Y si no lo notaron, no merecen llamarse hipoacúsicos.El celular en cuestión es un aparato similar a una palm. Cuando suena, se enciende y apaga una pequeña luz roja. Y al atender, la chica no se pone a conversar, sino que escribe en un mini teclado que se desplaza por detrás de la pantalla, como si se tratara de un chat. Que eso es después de todo. Un messenger ambulante.Yo tengo y uso un teléfono celular. Todavía no dependo de él ni tengo ataques de pánico si lo olvido en casa. Puedo escuchar a través de él, aunque prefiero hacerlo sólo con aquellas voces conocidas -esposo, madre, padre, tutor o encargado- y al resto le pido que me envíen mensajes de texto. No uso el celular para conversar sino por necesidad. Lo llevo siempre apagado en la cartera cuando salgo con mis hijos, y prendido cuando ellos no están. Sus maestras saben, por ejemplo, que en caso de emergencia y de no encontrarme en mi casa deben enviarme un msn que diga "escuela", y yo apareceré allí por arte de magia, preocupada y lista para coser cabezas o aliviar chichones.Para saber que me están llamando sólo me sirve la opción vibración. Y por lo tanto debo llevar el aparatito encima de mi cuerpo -cinturón, bolsillo- y eso me jode. No puedo dejarlo, por ejemplo, sobre una mesa, a menos que esté apoyada sobre ella.Toda esta larga y aburrida explicación viene a cuento porque si yo tuviera un celular como el de la porrista -aunque supongo que el día que llegue a la Argentina también necesitaré el sueldo de una actriz adolescente de Hollywood- gran parte de mis problemas de comunicación, habrán desaparecido.Ya no importará cuán hipoacúsica soy, si perdí más audición, si me quedé sorda, si estoy en la calle y hay mucho ruido, si me senté, si la voz de la otra persona es chillona o demasiado grave. Siempre y cuando del otro lado sepan escribir, yo podré comunicarme. Los que tenemos problemas de audición solemos tener una percepción visual muy desarrollada, por lo cual sé que la lucecita la podré ver desde cualquier ángulo, bolsillo, distancia.Mis chicos están creciendo y pronto podrán utilizar un sistema así para comunicarse conmigo cuando lo necesiten. Hoy no entiendo sus vocecitas infantiles por teléfono, y eso los pone ansiosos a ellos y me angustia a mí. Pero el día de mañana podrán llamar y preguntar:Alguno de ellos: -¿Pusiste a lavar mis pantalones?Yo: -Sí, pero saqué los preservativos que había en el bolsillo.Alguno de ellos: -Mirá que no son míos.Yo: -Lo importante es que te cuides. La marihuana, en cambio, la lavé en el lavarropas.Y el día en que por fin todos estén hipercomunicados, el día en que hasta quienes están juntos se comuniquen por escrito a través de una pantallita portátil, ese día yo sentiré que en esta vida hay revancha.

7 comentarios:

Lydia dijo...

Hola a todos!
Acabo de descubrir vuestro blog, buscando información sobre esta cosa, otoesclerosis (mira que me ha costado aprenderme el nombrecito..) Y estoy muy agradecida de leer todos los comentarios, veo que somos mas de lo que parece...
Para quien le interese, os voy a contar mi historia. Supongo que como muchos de vosotros, lo mío es hereditario, que ya podían haberme dejado un chalet en la playa...
Cuando era pequeñita no entendía el comportamiento de mi padre... A él le operaron cuando era joven y le dejaron sordo de un oído, y con la edad, el otro ha ido a peor... (la operación fue hace casi 40 años, las cosas han cambiado mucho, para que nadie se me deprima) "Gracias" a eso, y a que mi abuela también padece esta enfermedad, en mi casa estamos acostumbrados a hablar muy alto, así que no he tenido muchos problemas aún...
Siempre he tenido facilidad para concentrarme aunque hubiera ruido, y todo el mundo me admiraba por ello. También me decían que era tímida, y nunca lo discutí... Y por una tremenda infección de oídos, me empezaron a hacer pruebas, ya con 17 añitos, y ahí me dijeron lo de la enfermedad.
Viendo el caso de mi padre, no quise ni oír hablar del tema. Me entró muchísimo miedo y me encerré en casa. Y eso que no tenía casi problemas de audición! Mi madre me llevó de procesión por todos los especialistas que encontró, hasta que nos convencimos de que así era, me iba a quedar sorda y no se podía hacer nada para evitarlo hasta que sucediera.
Ahora tengo 24 años, y leyendo todo lo que estoy encontrando por la red sobre el tema, creo que lo mío viene de toda la vida. Mi concentración, mi despiste... Y quien sabe, si no fuera por esta enfermedad, posiblemente no habría estudiado una ingeniería superior... Y muy probablemente mi carácter sería distinto.
Mañana voy a revisión, me toca todos los años para que me digan si estoy lo suficientemente sorda como para operarme... Y de nuevo me vienen los miedos... Y me vuelvo a ver a mí misma en la imagen de mi padre, con el audífono encima de la mesa y la televisión a todo volumen... O cuando me dirijo a él en tono muy fuerte y me dice "¡No me chilles!" Pues a ver, con el audífono tan pequeñito, quien sabe si lo lleva puesto o no! No es fácil convivir con una persona sorda, aún peor cuando esa persona no quiere aceptar su problema. Y después de toda la vida viviendo desde un lado, ahora me toca ver de cerca el otro.
Sólo espero que cuando me toque la operación, si es operable, todo salga bien, y, en caso de que no, intentar convivir con el problema lo mejor posible.
Una vez más, muchas gracias por todo! Se agradece ver que no estamos solos...
Y a quien haya leído esto entero, enhorabuena!!! Vaya paciencia ehh!!!
Solo dos apuntes más:
- Sí me tienen que poner audífono, quiero uno de esos rosa!!!
- Sobre lo del “diálogo de sordos”, en España le llamamos “diálogo de besugos”. La verdad, no sé muy bien la etimología de esta frase, pero si la encuentro, os lo comentaré.
Un saludo, subiendo un poco el volumen!!

Verónica Sukaczer dijo...

Hola Lydia, yo he leído todo. Te doy la bienvenida y me alegro que estos textos y sobre todo el grupo de gente que anda por aquí te ayuden y acompañen en esta aventura de tener otoesclerosis
:-)
Cariños

Anónimo dijo...

Hola a todas
Verónica yo quiero uno de esos pero me parece a mi que como no asalte un banco no voy a poder pagarlo! Estaría bien que nos dieran facilidades para poder adquirir este tipo de producctos que nos ayudan a hacer la vida más llevadera. Yo todavía uso el celular aunque tengo que reconocer que en contacto con mis audífonos no es una muy buena opción, siempre que alguien llama oigo la frase" hay interferencias, ui que es este pitido tan fuerte..." y resignada respondo " mis audífonos!" a ver si tenemos suerte y abaratan el coste del msn ambulante para podernos comunicar!

cecilita dijo...

Hola veronica:
Sí, seria genial poder comprar uno de estos celulares con mensajeria de texto... yo aún puedo utilizar el teléfono y el celular, sólo debo tener la precausión de q pueda subirles el volumen facilmente...aunq hay veces q del otro lado del celular me hablan tan despacio q es un sufrimiento lograr escuchar algo.... y otras veces mis audifonos se acoplan con el celular y es un pitido q hace q me ponga de un mal genio terrible... dificil tarea es comunicarnos con el teléfono o celular... asiq esperemos el día en q esta tecnologia este al alcance y nos haga la vida más fácil...aunq no niego q escuchar la voz de las personas que amas no tiene precio...
ah!! y para Daniela: ya queda poco para tu operación TODA LA SUERTE DEL MUNDO Y QUE DIOS TE CUIDE Y TODO SALGA PERFECTO
saludos y cariños
cecilia...

daniela dijo...

Hola Verónica! Hacía mucho no te firmaba, pero entro todos todos todos los dias!

Gracias Cecilita!!!!! Gracias en serio!
Sí.. queda solamente una semana! el próximo lunes ya es el día!
Nerviosa. Muy nerviosa. Pero feliz sobre todas las cosas!
Con algunos contratiempos (se me rompio el audífono la semana pasada. Momento menos oportuno no había), pero esperando que llegue el día con muchas ganas! Una semana es TAN poco tiempo pero TANTO a la vez!

Saludos a todas! Nos seguimos leyendo! :)

Daniela

Anónimo dijo...

Hola Vero y a todas. Sigo apareciendo como anónimo, porque no se hacerlo de otra manera, soy ciberbruta!!
Quiero un aparatito de esos para comunicarte yaaaaaa.
Les cuento que ayer me dieron mi carnecito de discapacidad, justo cuando estaba es la junta médica, se desmoronó una pared al lado de la oficina donde me atendieron, todos salieron corriendo y yo los miraba como estúpida,, no tubieron que preguntarme nada, quedo claro que no escucho un pomo.
Daniela: toda la suerte para vos, voy a rezar para que todo salga bien, un beso grande y aprovechá el reposo para leer por mi, es mi deporte favorito.
Nos seguimos encontrando en este lugar, gracias Vero por crearlo.
Hasta pronto

Luciana

daniela dijo...

Hola!
Vengo para contarles que al final mi operación se suspendió. :(
Pasó al 13 de Junio.
Se decidió eso porque estoy muy congestionada. Con la garganta colarada y demás. Para evitar "riesgos innecesarios".
En fin, habrá que seguir esperando, no?

Besos, nos seguimos leyendo!