26 febrero 2007

LA GENTE DICE

¡Sorda! ¡Che!, ¿qué sos, sorda? ¿No me escucha? ¿Sos sordomuda? Si me prestara atención... ¿Cuántas veces se lo tengo que repetir? ¡Te llamé tres veces y ni te diste vuelta! Señorita, ¿no escucha que la están llamando? Ese número ya lo llamamos. ¿Qué se lo repita? ¿Usted cree que tengo todo el día? Sukaczer... ¿Sukaczer? ¡Sukaczer! ¿Me está pidiendo atención especial? ¿Me entiende lo que le digo? Se-lo-re-pi-to. La única forma de acceder a la información que usted me pide, es llamando por teléfono. Los micros se anuncian por altoparlante. Espere allá, y la van a llamar. ¿Sos sorda o estúpida? Si usted no me escucha, yo no puedo hacer nada.

Todo eso me han dicho.

Por suerte para mí, casi nunca los escuché.

22 febrero 2007

MISCELÁNEAS EN VOZ ALTA

En relación a comentarios y e-mails que me llegan, quiero decir algunas cosas. Y a ver si me escuchan, che, ¡que acá parecen todos sordos!
En mi caso no soy apta para la cirugía, ya que mi otoesclerosis es coclear, de oído interno. En la cirugía de oído medio se extraen los huesecillos dañados: yunque, martillo o estribo, y se los reemplazan por prótesis. Si alguien ha sido operado y quiere contar su experiencia, bienvenida sea. Pero por mi lado no tengo qué escribir sobre el tema. Seguramente en Internet también encontrarán material que les sirva.

No hay nada que hacer con los acúfenos, salvo tolerarlos o joderse. Todos los remedios caseros o farmacéuticos no han demostrado eficacia. Por eso, salvo quejarse, no hay mucho más que puedan hacer. Sí, lo sé, son insoportables, nos alteran la vida, nos vuelven locos. Yo los tengo en los dos oídos, en forma permanente y varios tonos superpuestos a la vez que nombro "campanita", "mosca", etc. Una vez me contó un otorrino sobre un tipo que se volvió loco por los acúfenos y mató a su familia. Así que en caso de que piensen asesinar a alguien, díganle al abogado de los acúfenos para preparar su defensa. Y si no, a aguantarse, viejo.

A todos los que me escriben que hace dos, tres o cinco años que se les diagnosticó la otoesclerosis, quiero decirles que yo vivo hace treinta y dos años con esto (y aún no llegué a los cuarenta), y se vive, no sólo se sobrevive. Es penoso, da bronca, miedo, incertidumbre, pero un día uno se da cuenta de que la otoesclerosis no es toda la vida, y entonces sale adelante. Se los aseguro. Ayuda tener un buen grupo de contención, cierto optimismo, y saber mandar a la mierda a quien haga falta, en el momento justo.

Por allí han dicho que este blog es una comunidad, y me encantó el concepto. La verdad, y aunque peque de soberbia, es que estoy muy orgullosa de hacerlo. Teniendo en cuenta mi historia personal, estar escribiendo esto con nombre y apellido es una especie de milagro ateo. Espero entonces que encuentren aquí a otras personas con quienes conversar. Usen el espacio de los comentarios para dejar los mensajes que quieran, sus direcciones si esperan respuesta. Yo voy a seguir cuidando la sede de este club, y podría empezar a cobrar entrada... No, eso no (lástima :-)

Bueno, eso era todo. Por ahora.
Gracias a todos.

15 febrero 2007

SOY CAPAZ DE HACERME CREYENTE

¡Gracias a Dios "Gran Hermano" no tiene subtítulos!